miércoles, 28 de marzo de 2012

LA HORA DEL BIBERÓN




Cuando empezamos a preparar las cosas de los niños mientras estábamos embarazados decidí preguntarle a mi farmacéutico de confianza sobre cuestiones como tipo de biberones y tipos de leche de fórmula (luego en Neonatos me recomendaron la que ellos usan para prematuros)
Existen multitud de tipos de biberones y tetinas, un amplio mundo se abrió ante nosotros, cuello ancho y estrecho, con tetinas de silicona, de latex, anticólicos, etc.

Al final mi farmacéutico decía que todo depende de gustos y preferencias, que no los hay ni mejores ni peores, y que en el caso de las tetinas era cuestión de probar a ver cuál venía bien al niños.
Finalmente nos decantamos por una marca que utilizamos también para los chupetes y en todo momento la hemos seguido usando sin cambiar, somos así de fieles.

Antes de preparar el biberón hay que labarse las manos con agua y jabón, esto a simple vista es obvio, pero cuando tienes que levantarte a cada rato por la noche a atender a dos niños muchas veces se me olvidaba... pobres Repollete y Princesita que les expuse a cientos de birus supermalignos...

Se supone que tanto tetinas como biberones deben estar esterilizados, como eran dos bebés y no queríamos pasarnos el día esterilizando pues compramos un esterilizador, recomendable si tienes mellizos, pero compra absurda con un solo bebé, de hecho con 4 meses dejamos de esterilizar porque nos dijeron que era preferible que los bebés fuean adaptándose a los birus, y que no era aconsejable tanta esterilización.

Se deben seguir las instrucciones del fabricante, teniendo en cuenta que si ponemos poca agua pueden ocurrir alteraciones el el estómago del niño, incluso podemos llegar a probocar trastornos en los riñones, en cambio demasiada agua puede disminuir la calidad del alimento.

La hora del biberón debería ser un rato tranquilo de conexión entre madre e hijo, pero he de decir que cuando tienes dos bebés y berrean a la vez porque tienen hambre es imposible darles con tranquilidad.
Por las noches no había mucho problema porque en alguna toma se levantaba Papimelli y me ayudaba si coincidían con hambre los dos, lo malo era por las mañanas cuando me tocaba darles y estaba yo sola.
Al final una va creando sus propias estrategias y descubrí mi gran aliada: la hamaca.
La hamaca es para mi el gran invento... la adoro por encima de todos los cachivaches de mis hijos, evidentemente hace tiempo que perdió su utilidad porque ninguno de mis hijos para quieto más de dos minutos, pero cuando eran bebés me salvo en numerosas ocasiones de caer en el caos.
La cosa es sencilla, los sentaba a los dos cada uno en su trona y les incrustaba su biberón que ellos engullían con gran glotonería.
Más adelante probé con toallas  y una almohadita y logré que Repollete que era más demandante lo tomara solo, mientras yo podía disfrutar dándole a la niña, y de esta forma podía darle a uno mientras el otro lo tomaba solo siempre y cuando estubieran los dos con hambre al mismo tiempo.

Mucho tiempo ha pasado desde entonces, ahora Repollete y Princesita agarran su biberón y lo toman ellos solitos, además aprovechan para intercambiarse el biberón, quitárselo el uno al otro, lanzarlo al suelo a ver como suena, etc.
Ahora poco a poco intento ir quitándoles el uso de biberón, les estoy enseñando a beber en vaso. Repollete hace tiempo que controla bastante bien y bebe como un chico mayor, Princesita es más de coger el vaso y darle la vuelta para ver que sucede.
Algunas veces me pongo a pensar ne la de biberones que hemos preparado y dado, en la hora que me tiraba para que uno solo de ellos tomara 60 de bibe, mientras el otro lloriqueaba para que le tocara su turno, y ahora se toman 300 en cinco minutos... Repollete y Princesita crecen, es hora de que vaya asumiéndolo.

FRASE DE HOY: El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona

16 comentarios:

  1. Madre mía, no me imagino el caos que deben ser dos, pero al final todo compensa... Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gatuneada era un verdadero caos, creo que pasé los primeros meses de vida de los niños dando de comer y cambiando pañales, no me recuerdo haciendo otra cosa. Afortunadamente todo pasa y luego vinieron momentos maravillosos

      Eliminar
  2. Ay cari que momentos... como van comiendo y se quedan dormidos, es para comerselos a ellos jejeje.

    Y no te preocupes por lo de lavarte las manos, que yo el otro día vi algo que me dejó ojiplática: me fuí al chino a comprar una madeja de lana y pasé al lado de un banco donde había una chica de raza gitana dándole el pecho al bebé (hasta ahí todo bien) la cosa es el pestazo que noto al pasar por el banco y me doy cuenta de que el mal olor viene de la chica (que no de un pañal sucio, ni de sudor) así que imagina lo inmunizado que tiene que estar ese bebé...
    Y hoy he entrado en una farmacia y me he quedado de piedra ante el mostrador de tetinas y chupetes que había, ¡yo no me fijaba en esas cosas antes! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merengaza desde luego el mundo infantil está lleno de cachivaches... además ahora con tanta esterilidad los volvemos más propensos a coger cosas, tal y como dice mi abuela antes no criábamos con tanta bobada y no pasaba nada y ahora todos los nenes con alergias e intolerancias... besote...

      Eliminar
  3. Tiene que ser agotador y caótico, sobre todo al principio!! Pero qué cansancio más rico!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trax es un cansancio agotador, pero compensa...

      Eliminar
  4. Todo un mundo lo de los biberones. Estoy totalmente de acuerdo con Trax, qué alegría de cansancio :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. unaterapeutatemprana es un cansancio que compensa sobretodo cuando ya vas viendo que tanto sacrificio merece la pena, cuando los ves felices y sanos... un beso.

      Eliminar
  5. Cómo molan Repollete y Princesita bebiendo ya en vaso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva no solo en vaso, ayer Repollete se avalanzó sobre una jarra de cerveza, justo pudimos detenerle antes de que se cogiera su primera borrachera....

      Eliminar
  6. Ufff leerte me trae a la mente tantos recuerdos... Bibes por la noche, hamacas salvadoras, cansancio acumulado... Pero como tu dices nuestros peques crecen y cada día nos sorprenden con cosas nuevas que saben hacer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mismellizos tendría que montar un club de fans de las hamacas salvadoras... que sería una madre de múltiples sin su hamaca?

      Eliminar
  7. Ay, MisMellis, hamaca, bendita hamaca, lo que hubiera hecho sin ellas, me hubiera dado algo! Y sin embargo... me han salvado la vida y hemos sido felices! En la hamaca esperaban tranquilamente su turno de comida! Y cuando empezamos con purés y frutas, como no se sentaban ni para atrás, en la hamaca, y cuando no podían dormir, hamaca... y hoy en día la siestita de media mañana si no están en la calle........ HAMACA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Padresdetrillizas soy superfan de la hamaca... un día le dedicaré una entrada a mi gran salvadora: la hamaca.

      Eliminar
  8. Lo de los biberones, chupetes, tetinas y el amplio mundo de las cosas de bebés me fascina y sorprende a partes iguales. Ahora no sé que marca anuncia tres tetinas diferentes para x meses con grados de inclinación distintos. Imagino que cada padre/madre tendrá su preferencia y que dependerá mucho del bebé.

    En cuanto a lo que dices de "Salvados por la hamaca" conozco a gente que dice que prefiere tener gemelos para "hacer el trabajo de una vez" y criarlos juntos, pero a mi siempre me "agobia" la idea de pensar si sería capaz de poder con dos bebés, porque que te lloren a la vez tiene que ser un poco caótico si no sabes habituarte a ellos. No obstante imagino que será como todo, costumbre y paciencia, muuuuucha paciencia.

    Un abrazo y hasta la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdades edulcoradas, aveces creo que la gente que opina que tener dos a la vez significa hacer todo el trabajo de golpe y eso lo ve como positivo creo que no valoran todo lo demás que acarrea. Es muy duro, caótico como tu dices y te pierdes muchas cosas porque todo sucede muy rápido y a los dos, es agotador, de hecho me voy recuperando, pero hasta hace muy poco arrastraba un agotamiento impresionante...
      luego como tu dices paciencia, mucha paciencia y a todo se acostumbra uno...

      Eliminar