martes, 23 de septiembre de 2014

UNA HISTORIA DE AMOR

Y siguiendo con lo que hablaba ayer sobre si se puede enfermar de amor hoy os cuento una historia de amor… de esas bonitas.
A nació con una discapacidad física evidente… esto hizo que su familia la tuviera entre algodones, a pesar de ello ella estudió una buena carrera, y pronto empezó a trabajar. Con la llegada de la prima de A a la ciudad A empezó a ver el mundo como era en realidad, se dio cuenta de que la habían tenido mucho tiempo “encerrada” y tratándola como a una niña, a sique A empezó a vivir la vida loca al lado de su prima.
Fue así como A conoció a H, un chico guapísimo de origen magrebí y sin un duro en el bolsillo, A y H se hicieron inseparables. Se querían y adoraban. Pero había dos problemas uno que H era marroquí y su madre jamás consentiría que A saliera con un “moro” y otra que la familia de A no concebía que un hombre se fuera a fijar en ella debido a su gran discapacidad, casi le habían hecho creer que nunca encontraría el amor porque con su “problema” era imposible que alguien se fijara en ella y que si un hombre la rondaba era por puro interés.
A y H se veían a escondidas gracias a que A estaba terminando sus estudios en una ciudad alejada de su lugar de origen, H gracias a un tío lejano empezó a estudiar, se le daban bien los idiomas y empezó a trabajar en una importante universidad tras licenciarse como traductor, empezó a ganar dinero y a colmar a A de atenciones y caprichos. A sentía que no se podía ser más feliz en el mundo.
H empezó a trabajar en otra ciudad y A lo iba a visitar siempre que podían, un día cuando H conducía el coche de ella tuvieron un grave accidente…. A ellos no les pasó gran cosa pero el coche de ella quedó siniestro total y como él conducía decidió darle a ella todos sus ahorros.
Esos ahorros le iban a servir a él para pagar su último año de estudios… dándoselo no podría continuar estudiando y perdería su permiso de residencia por estudios con lo cuál tendría que regresar a su país, con ese gesto ella supo que él la quería de verdad… y como en poco tiempo ella encontró trabajo le ayudó a pagar ese último año de carrera.
Pronto ambos habían terminado sus estudios… y llegó un momento importante él le pidió a ella casarse, a ella le sorprendió la oferta, pero él tenía doble intención: necesitaba el permiso de residencia y la forma sencilla y rápida era casarse, ellos llevaban varios años juntos y estaría bien hacerlo. Ella dudó, su familia no consentiría semejante cosa porque él era marroquí, musulmán y porque siempre les cabría la duda de si él lo hacía o no por interés ya fuera económico o por la residencia.
Ella le dijo que no podía, pero que le seguía queriendo, él lo entendió, ellos se querían…. Pero no se casaron… al poco tiempo una profesora de la universidad colega de él se ofreció para un matrimonio de conveniencia, A lo entendió, pero supo entonces que su familia jamás entendería que además de todas aquellas cosas él encima estuviera casado.
Siguieron viéndose unos años, hasta que los encuentros se espaciaron porque él se fue a Francia a trabajar, él empezó a tener una posición acomodada, a ganar dinero, pero nunca se olvidó de su querida A, y A empezó a vivir su vida de otra forma…
Cuando A me contó su historia (hablo de una mujer de casi 50 años) me lo contaba emocionadísima, a pesar de haber pasado unos 25 años, me dijo que nunca lo olvidó del todo porque fue una relación intensa y que a día de hoy mantiene el contacto con él porque es un hombre maravilloso, no pudo ser en ese momento por las circunstancias pero al menos de una forma “curiosa” lo seguía manteniendo en su vida.
Todos tenemos una relación que marcó nuestras vidas, a veces terminó en fracaso estrepitoso y otras en éxito… lo importante es como las recordamos y lo que nos apartaron…. A me dice que al menos vivió una “Pasión turca” igual que Ana Belén en la película…. Yo me quedo con que a veces debemos dejar irse a personas a las que queremos para que encuentren aquello que realmente están buscando.

lunes, 22 de septiembre de 2014

ENFERMAR DE AMOR

El otro día en el trabajo conocí un caso que me llamó poderosamente la atención… y que se asemeja a dos canciones que me encantan: Penélope de Serrat y En el muelle de San Blas de Maná. En ellas se habla de dos mujeres que esperan a que sus amados regresen y que éstos no vuelven, pero ellas continúan esperando y esperando…
¿se puede enfermar de amor? M. es una mujer de unos 50 años (quizá alguno más), nació en un pueblo pequeño donde su familia por tener dinero era muy respetada, ella era la niña bonita que tenía servicio en su casa y que no tenía obligación alguna salvo encontrar un buen marido. Pero ella se enamoró de un “Don Nadie”, tan loca se volvió por él que lo dejó todo cuando su familia se opuso abiertamente a aquella relación, ella llenó su maleta de sueños y esperanzas y se fue tras Don Nadie cuando éste marchó a Barcelona a trabajar…. Ella marchó con él y no tardó en volver con la cabeza entre las piernas y la maleta vacía.
En su ausencia se había puesto a trabajar en Barcelona de sirvienta, ella a la que siempre habían servido y que no tenía necesidad alguna, y cuando se quedó embarazada de “don Nadie” este se desentendió y ella volvió con la cabeza gacha a lejano pueblo.
En lejano pueblo su familia la acogió y consintió aquel embarazo, cuando el niño nació las cosas se complicaron porque se le detectaron diferentes problemas de salud que hicieron que el niño tuviera que ingresar en un centro.
Entonces ella inició una segunda vida, se fue a Ciudad Capital donde estaba el centro, alquiló un pisito y para poder sobrevivir empezó de nuevo a limpiar casas, cuando volvía al pueblo seguía siendo la Señorita al que todos trataban con respeto y admiración por su dinero o por su poder o por lo que fuera…. Ella cada día se vestía y arreglaba de forma espectacular, iba a ver a su hijo al centro y luego iba a la estación de autobús y a la del tren justo a la hora que llegaban los autobuses o los trenes que llegaban de Barcelona, cuando no bajaba quien ella esperaba (DonNadie) se iba para su casa.
A todo conocido con quien se cruzaba le decía que él estaba apunto de volver, que no tardaría, a su hijo le hablaba con pasión de su padre y durante más de 30 años ese chaval escuchó como su padre vendría como volvería, a ella se le iluminaba la mirada hablando de él, arreglándose para él e incluso escribiendo cartas diarias que dejaba en el buzón y esperando la vuelta de esa carta…
Conocí a M. hace unos días…. Venía para solicitar información sobre un recurso, la escuché hablar sobre Don Nadie y pensé que era su marido que estaba fuera y que estaba esperando que él volviera o lo que fuera, ella hablaba de Don Nadie y hablaba de su hijo y solo cuando ella se fue mi compañera me dijo: Lleva 30 años esperando a que él vuelva. Él día que se de cuenta de que no va a volver ella será quien se vuelva loca.
¿Se puede enfermar de amor?

sábado, 20 de septiembre de 2014

VA UNA DE ENTRADAS SOBRE OVODONACIÓN, CANCER Y HORMONAS Y RAZONES PARA NO DONAR.... HOY TOCA HABLAR DE OTROS...

Hace unos días leí ESTA ENTRADA, que os recomiendo a todas.... escrita por Paris del blog "Diario de mi embarazo y mi maternidad.... contando su experiencia como donante de óvulos y después leeís  ESTA OTRA también de Paris y sobre "Cáncer y tratamientos de Fertilidad".
Hace tiempo os hablé de los Riesgos de los tratamientos de reproducciónasistida, lo focalicé hablando de los riesgos para donante y para receptora.
El post de Paris es muy interesante porque nos habla de algo que nadie comenta y que sin embargo no deberíamos dejar de lado: la cantidad de hormona que nos meten en el cuerpo para un tratamiento de fertilidad.
En mi caso como receptora de ovodonación la cantidad de hormonas no fué mucha, de echo no fué muy diferente de la que tomo de forma habitual. Pero me quedo sorprendida con los cócteles químicos que muchas mujeres se meten para el cuerpo y durante años. Y sobretodo que a las clínicas no se les ocurra informar de las consecuencias o a esas pacientes investigar sobre el asunto.... ¿tanto deseamos un hijo que no vemos que estamos maltratando a nuestro cuerpo.
Yo tomo estrógenos y progesterona desde los 17 años, primero para provocar la regla, son reglas sin ovulación, alguna de vosotras se preguntará ¿para que quiere esta mujer tener la regla? Básicamente para evitar todos los síntomas y consecuencias de su ausencia que son similares a padecer una menopausia.
En la menopausia una padece síntomas como sofocos, sequedad vaginal, alteraciones del ánimo, trastornos del sueño, y disminución del deseo sexual. Quizá esos síntomas no tengan mucha importancia pero cuando tienes 17 años son cosas que una no desea, quizá lo más importante sería evitar problemas oseos.
Las pastillas que tomo son ligeras, mi endocrino (lo visito de forma anual) me dice que hace años eran verdaderas bombas, ahora es parecido a la píldora anticonceptiva, me hago pruebas hormonales todos los años y visitas al ginecólogo (pueden aparecer malformacíones en los genitales, o cáncer)
La palabra cáncer da miedo, mucho miedo, Paris sabe lo que es y si vaís a su blog leereís acerca del tema varias entradas interesantes (no puedo poner enlace a todas...) Paris sufrió un cáncer al poco de donar óvulos y otro tras el tratamiento de fertilidad por el cual tuvo a su hija. Ya cuando donó le dijeron que el día que quisiera ser madre le iba a costar porque ellos hiperestimulándola no habían logrado gran cosa.
En mi caso tomar hormonas, sobre todo estrógenos me protege de la osteoporosis por la que ya estoy condicionada de forma genética (mi madre y abuela la tienen), pero se porque todos los médicos con los que me topo me lo recuerdan que tengo mayores probabilidades de coágulos sánguieos, problemas cardiacos y cerebrovasculares y sobretodo: cáncer.Barajamos pros y contras y vigilamos, no hay otra.
Para mi tratamiento de ovo dejé mi medicación y tomé otra que era poco más de lo mismo y solo unos meses: los tres primeros de embarazo y los dos meses de tratamiento... pero se que llevo desde los 17 con hormonas y que eso es cosa seria a vigilar.
La medicación para sobreestimular los ovarios me aterra... si lo confieso, cuando escucho casos de donantes de óvulos (alguno llegó a mi blog) y lo que implica la hiperestimulación y otros muchos problema me doy más cuenta de que estamos jugando con algo muy serio. No entiendo que en algunas clínicas se trate a las chicas como ganado (las donantes) a las que exprimir y exprimir para que saquen más y más óvulos... entiendo la generosidad de ellas, pero no entiendo el no cuidarlas.
Yo solo obtuve de mi donante 8 óvulos... pueden parecer poco, he llegado a leer a receptoras indignadísimas porque a su donante solo le extrageron 9 o 10 ovocitos... y he leído a otras que les han extraído 20.... ¿os imagináis? para mi esos 8 son oro puro, mi Ginecólogasupermilagrosa cuando me dijo el número que le habían extraído me dijo que era muy bueno, porque ellas no hiperestimulan no sobremedican ni nada parecido... a cambio te garantizan un mínimo, la bióloga me dijo un día que las donantes para ellas eran como un bebé al que hay que cuidar y mimar y no una billetera, mi ginecóloga me llegó a decir que no hay dinero que las compense las molestias de tener que tomar una medicación o acudir a una clínica.
Pero....¿las informa alguien de los riesgos?
Me gustaría que leyeraís mi ultimo descubrimiento blogueril


Diario de una mamá ingeniera escribió no hace mucho una entrada sobre como se sintió y como la trataron cuando fué a donar, como poco más que la trataron como a una billetera, EN ESTA ENTRADA podeís disfrutar de la lectura de una experiencia casi aterradora, a ella la hiper estimularo, consiguieron 8 folículos y le dijeron que con eso no podían hacer nada y la mandaron para casa diciéndole que no mantuviera relaciones sexuales hasta que la bajara la regla. Vergonzoso.... muy vergonzoso y para quitarle las ganas a cualquier otra persona que le apetezca.

Y por último ESTA ENTRADA del blog de nuestra querida y preñadota Opiniones incorrectas.... en esa entrada habla sobre los motivos que le han llevado a ella a no ser donante de óvulos a pesar de que tiene claro que si sería receptora si llegado el momento lo necesitara.
Estoy de acuerdo en muchos puntos con ella, quizá quitaría la preocupación de si por el mundo hay o no niños con mi carga genética, pero el resto lo suscribo y estoy de acuerdo con ella. Y creo que ya dije muchas veces que aunque suene muy egoista yo soy receptora pero no se si hubiera sido donante.... no lo se.... y se que es tirar piedras sobre mi tejado, pero creo que salvo que tuviera al lado a una amiga cercana que hubiera tenido que recurrir a ello no lo habría hecho nunca.
Puede parecer paradójico o lo que quieras.... puede parecer egoista.... muy egoista y más porque yo tengo mis hijos ya... pero creo someterte a esa sobredosis hormonal a las molestias, a que te traten como ganado porque no has producido los suficientes óvulos quizá para compartir donante me parece vergonzoso.
Una vez más mi respeto y admiración a todas esas chicas que se animan a donar óvulos, ojalá se os informe bien de todo, sois unas valientes....

jueves, 18 de septiembre de 2014

HERMANOS

Hoy leí una entrada en el blog de La mamá de Parrulín y Xoubiña donde hablaba de como hacer que dos hermanos se lleven bien. ¿Existe esa fórmula mágica? si existe la mamá de Parrulín y Xoubiña y yo no la conocemos.
Somos múltiples nos cuenta en otra entrada como a su niña se le escapó el globo de helio y su hermano soltó también el suyo para que se fuera al cielo con el de su hermana en un emotivo gesto de hermandad y amor.
Mis hijos tienen una relación preciosa, de esas que me gustaría duraran toda la vida, aunque evidentemente tienen algún momento de pegarse… normalmente esto ocurre cuando Repollete se cansa de que su hermana le toque las narices…. Porque a ella no hay nada en el mundo que le guste más que llamar la atención de su hermano. El resto del tiempo son cómplices de todo, se buscan con la mirada aunque cada uno esté jugando en un punto opuesto del parque, si riñes a uno automáticamente el otro sale en plan abogado defensor, se entienden con solo mirarse.
Me gustaría que eso durara toda la vida, pero soy consciente de que siendo niño y niña pasarán por diferentes etapas, igual comparten amigos y con suerte alguna que otra confidencia, pero me gustaría que sobretodo nunca lleguen a ser indiferentes el uno para el otro.
Mi madre son 6 hermanos, todos chicos menos ella, tienen una relación fría, se ven solo si se encuentran casualmente por la calle, mi madre dice que son muy despegados y pensaba que mágicamente tras la muerte de mi abuela todo cambiaría, yo le decía a mi madre que esas cosas no cambian, las relaciones hay que mimarlas, cultivarlas y cuidarlas independientemente de que sean con tus hermanos, el problema de ellos es la diferencia de edad entre unos y otros y que mi madre se fue de casa a trabajar con 14 años con lo cual a sus hermanos pequeños casi ni los ha tratado, le pregunté un día si sería capaz de decirme algo que le gustara de sus hermanos y me confesó que no, simplemente son extraños no los conoce, no los ha tratado y para llevarse bien con alguien tienes que conocerlo y tratarlo.
El papel de los padres es vital para que sus hijos se lleven bien, en esto juega un papel vital la comunicación, Papimelli tiene un hermano 4 años menor que él, y simplemente no tienen trato, pueden estar toda la tarde en un mismo cuarto jugando con mis peques y no intercambiar ni media palabra, no saben nada uno del otro y es una situación que siempre me llamó la atención, entiendo que Papimelli se fue de casa con 18 justo cuando su hermano empezaba la adolescencia y cuando quizá hubieran podido empezar a tener una relación distinta. Ambos son callados y reservados, pero eso no quita por ejemplo que yo wasapeo con mi cuñado y me entero de sus cosas mientras Papimelli vive ajeno a ello. No se llevan mal ni bien simplemente no hay trato. A mi me da pena la verdad porque creo que el día que falten mis suegros se tendrán el uno al otro, pero como no se llevan pasarán a ser dos conocidos-desconocidos…. Y poco más.
Hay hermanos que simplemente se tienen cierto cariño fraternal por haberse criado juntos, cada uno en su casa y dios en la de todos y hasta ahí llega el trato… me da pena ese tipo de relaciones pero en ningún sitio pone que uno tenga que llevarse fenomenal con su hermano por mucho que corra la misma sangre por sus venas.
Creo que todas las relaciones fraternales empiezan de la misma forma…. Que levante la mano quien no se ha tirado de los pelos con su hermano, quien no ha berreado por algo que tenía su hermano hasta conseguirlo, quien no se ha chivado de su hermano….. todas esas cosas son normales. Criarte con alguien que rivaliza por el cariño y atención de unos padres no es fácil.
En el caso de los mellizos hay cierta diferencia no se si es por tener la misma edad o por estar tanto tiempo y todo el tiempo juntos existe cierta complicidad…. Se convierten uno en defensor y cuidador del otro, generalmente las niñas terminan cumpliendo un papel de segunda madre… Princesita ejerce un papel de segunda madre de Repollete a la perfección, de tal forma que cuando ella le riñe por pedir ayuda a la hora de comer y le pregunta: ¿tu te crees Repollete que alguien te va a ayudar a comer en el comedor? Él responde: si, tú me ayudas.
Los hermanos se quieren y odian a partes iguales, puede que tú seas muy diferente a tu hermano, pero lo normal es según vas creciendo ir forjando una relación con ese hermano, es como con los amigos, todos tenemos amigos muy diferentes a nosotros con los que conectamos y eso pasa un poco con los hermanos aunque haya diferencias tu conectas o no conectas.
Mi hermana y yo somos muy diferentes, de pequeñas nos pegamos y tiramos de los pelos y jugamos juntas, aunque ella era muy activa y nerviosa (como Princesita) y yo más tranquila, de adolescentes salimos juntas alguna vez aunque ella era muy alocada y tubo su adolescencia muy movida y yo era la típica responsable y sensata que no se salía del tiesto ni aunque la empujaran. Cuando yo marché a la universidad hablábamos todas las noches por teléfono, las largas facturas hicieron que mi pobre padre nos cronometrara el tiempo…. Pero siempre teníamos cosas que contarnos o decirnos, dormíamos en la misma habitación y teníamos largas conversaciones, cuando ella se independizó eché terriblemente de menos esas conversaciones. Nosotras no tenemos nada que ver, no parecemos ni hermanas, ellas tiene más pronto y yo soy más reflexiva y a pesar de ello hemos creado una buena relación, ha pasado de ser mi hermana a ser mi amiga.
No se exactamente que pueden hacer unos padres para que unos hijos conecten o no, quizá deban empezar por actitudes como tratarlos como iguales respetando sus diferencias, no compararlos y ser justos y equitativos con ambos… los mismos castigos las mismas cosas.
A veces los padres no se dan mucha cuenta y son más exigentes con uno que con otro o comparan y esos niños se terminan por dar cuenta y acaban “odiando” a ese hermano. Y me explico con un caso cercano: tres hermanos, la mayor fue la niña bonita durante mucho tiempo por ser la niña, por ser la mayor… después vino el segundo que fue muy deseado, mi tía tuvo que ir a varias clínicas para solucionar ciertos problemas y tuvo algún aborto, ocho años después nació ese hijo que fue deseado y que encima de pequeño fue muy enfermizo asique era el niño bonito el niño deseado y el niño adorado por todos. Un año después de rebote y sin que nadie lo esperara nació el tercero. El tercero M. fue un niño al que crió mi abuela porque sus padres trabajaban y se ocupaban del segundo siempre enfermo y siempre con mil atenciones. A M. lo comparaban con su hermano, su hermano era más guapo, más alto, más listo y más todo. A M. su padre le llegó a decir un día que si no jugaba al fútbol como su hermano dejaba de quererlo (esto merece un post aparte). M nunca encontró su sitio, M se fue a estudiar una carrera difícil a mil kilómetros de su casa, volvió a los quince días y nunca fue el mismo. A M le faltaron las atenciones que tuvieron sus hermanos, siempre detectó que su hermana era la niña bonita y su hermano el niño deseado y por eso siempre “odió” a su hermano porque hiciera lo que hiciera él nunca era lo suficientemente bueno.
Puede parecer algo muy extremo…. Pero a veces transmitimos a los niños que sus hermanos son mejores por algo, quizá sea de una forma sutil como “tu hermano saca mejores notas” o “que guerra me das con lo tranquilo que es tu hermano” esto hace que no empecemos bien… los hermanos deben ser iguales con los hermanos aprendemos a compartir, a negociar, vivimos nuestras primeras experiencias vitales…
Que mis hija agarre la mano a su hermano cuando entran en un sitio desconocido buscando su protección me parece muy tierno, que el le pregunte ¿Princesita que hago yo ahora? Cuando le ha pasado algo me parece maravilloso, las conversaciones que tienen me parecen graciosas y tiernas y me gustaría que el resto de la vida se tengan el uno al otro siempre que se necesiten.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

SALIR DEL ARMARIO DE LA INFERTILIDAD

Hoy leía en el blog de Creado una familia de Eva María Bernal un artículo sobre la importancia de verbalizar quienes somos abiertamente, el vídeo merece la pena, y copio la conclusión que saca.
Y como digo en el video efectivamente, a nadie le interesa nuestra vida privada, pero gracias a que muchas personas han tomado la decisión de pronunciarse y decir:




Sí, mi hija nació por donación de óvulos



Sí, soy gay



Sí, mi hijo es adoptado



Sí, soy lesbiana



Sí, tuve un hijo yo sola con donante



Sí, soy crudivegano



Sí, vivo en trío



Sí, soy lo que sea que se salga de la norma



Muchos de nosotros podemos ir hoy en día a casi cualquier sitio y verbalizar sin miedo, quiénes somos y cuáles son estas circustancias.

Eva habla sobre el hecho de callarnos de no verbalizar las cosas de meterlas todas en un armario para que nadie se entere de las cosas y crear tabús. Ella vive dos tabús: el de ser madre soltera y el de haberse sometido a reproducción asistida. Para ella callarse y no hablarlo con naturalidad es algo negativo, para otras personas no cabe la idea de ir contando por ahí su intimidad.

Yo tengo una posición algo neutral… estoy de acuerdo con Eva de que el hablar las cosas con naturalidad nos ha ayudado a ver como normales cosas que lo son, por ejemplo ser madre soltera, hace no mucho a las madres solteras poco más que se las condenaba a la hoguera, algunas tenían que irse de sus pueblos por vergüenza y eras lo peor si tenías un hijo sin padre…. Ahora lo vemos como algo natural, nadie se extraña y es común que nuestros hijos jueguen en el parque con niños de madre soltera, padres divorciados o parejas homosexuales, todos es normal y no pasa nada de nada.

Para llegar a ese punto ha habido un proceso largo y tortuoso para quienes lo han vivido, ahora podemos decidir si queremos tener hijos en pareja o no esperar a un príncipe de colorines que nos haga madres.

Con el tema de la reproducción asistida nos queda un mundo, nadie comenta con naturalidad que se ha sometido a un tratamiento, aunque yo he tenido conversaciones con otras madres de mellizos en las que he sido yo la que con naturalidad lo he dicho y luego esa madre ha respirado aliviada y ha pasado a relatarme parte de su calvario. Esa madre quizá nunca lo hubiera dicho si yo no hubiera dado el paso antes.

Para mi la labor de Eva es sorprendente, me parece interesante que de la cara, es decir ella pone su imagen y su nombre y sus apellidos y lucha con el tabú de la infertilidad a cara descubierta, yo en cambio no lo hago aunque también quiero eliminar ese tabú. Pero a mi me cuesta exponerme, me cuesta sacar mi cara (pudor, o vergüenza), me cuesta sobretodo exponer a mis hijos tan abiertamente, prefiero mi anonimato y salir de él solo con quien quiero y en el momento que quiero.

Eva ponía el caso de Sandra Barneda y sus declaraciones en un principio no abiertas sobre el tema salir del armario y su creencia o no en los armarios. Entiendo que a nadie se le debe sacar del armario a patadas, que cada uno sale o no cuando quiere y que si no fuera por los que salen los que están dentro no disfrutarían de los mismos derechos. Pasa como con la fertilidad sin las que luchan por eliminar tabús las que callan no disfrutarían de determinadas cosas, pero no podemos obligar a nadie a contar algo tan personal e íntimo.

Para mi la diferencia es un poco que la homosexualidad por ejemplo solo me afecta a mi, yo me acuesto con quien quiero y no tengo por qué ocultarlo, mi infertilidad o el origen de mis hijos me afecta a mi y a mis hijos que de momento son menores y no tienen la opción de decidir ni tienen por que pagar las consecuencias de que yo cuente determinadas cosas.

Además tenemos que añadir otro pequeño detalle, muchas mujeres que por ejemplo acuden a ovo no lo tienen lo suficientemente asumido como para contarlo, siguen con las famosas dudas de los genes y de si lo querré y de si es o no mi hijo o que pasará si un día mi hijo me dice que yo no soy su madre. Esas dudas hacen que se mantengan en silencio.

Una madre soltera no tiene ese problema, desde el momento que todos ven que no hay padre todos la ven como madre soltera y no pasa nada… es algo evidente no hay padre.

Ocultar una ovodonación es mucho más fácil, nadie lejos del padre o madre tiene por que saberlo, si yo lo oculto termino olvidándolo y por tanto termino sintiéndome mejor.

Uno no puede “olvidar” que es homosexual o que es madre soltera… como madre soltera quizá te veas sometida a preguntas que yo como madre por ovodonación no tengo que soportar porque lo mío es menos visible quizá que lo tuyo.

Luego está la opción de “¿Por qué tengo yo que convertirme en abanderada de nada contando mi vida privada’”…. Es decir yo no tengo que ir por el mundo eliminando tabús…. Hoy elimino el de la reproducción asistida y mañana puedo eliminar cualquier otro tabú existente…. ¿Por qué? ¿por soliraridad? No se… yo ya he conseguido lo que quería y punto. Es otro pensamiento u otra forma de ver las cosas totalmente respetable.

Cuando yo empecé mi blog hace tres años me sorprendió que no había blogs que hablaran de ovo, luego fueron apareciendo algunos que si empezaban a hablar de cómo había sido concebidos sus hijos y del proceso que esto había provocado.

Todas esas chicas a las que os he conocido a través de ese blog incluida yo mantenemos nuestro anonimato… se que alguna es de Alicante, otras de Barcelona, alguna de Madrid, etc, pero no os pongo nombre ni cara, estamos “escondidas” necesitamos nuestra parcela de normalidad y hablamos de ello pero sin exponernos. Eva da la cara.



Por eso que de repente surjan iniciativas como RED INFÉRTILES me parecen estupendas.... y sobretodo uno de los servicios que han creado "El Café de los sueños", un punto de encuentro para chicas con infertilidad de la misma ciudad, una lo organiza y todas pueden reunirse.... que falta hacen cosas así, poder juntarse poder hablar poder sentir cierto grado de normalidad. Probablemente dentro de unos años normalicemos la infertilidad y pasemos a hablar de ella con la misma normalidad que ahora hablamos de la adopción.... queda un largo camino... pero cada vez hay más niños concebidos con esta técnica. Yo de momento sigo con mi anonimato, quiero proteger a mis hijos de algo que yo de momento no puedo controlar... hablo sobre ellos con normalidad con quien me apetece y cuando me apetece.... pero de momento no estoy segura de querer gritarlo al viento.

martes, 16 de septiembre de 2014

EXPONER TU INTIMIDAD EN LAS REDES SOCIALES

Leía el otro día en esta entrada http://www.opinionesincorrectas.com/2014/09/robar-fotos-de-ninos.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+OpinionesIncorrectas+%28Opiniones+Incorrectas%29 de Opiniones incorrectas una experiencia que le ha sucedido cuando alguien robó una ecografía de su bebé en su FB y la puso en su propio perfil de watsapp…. Me quedé obnubilada con semejante cosa… y lo primero que pensé es en cuanto loco hay por ahí suelto.
Tal y como dice Eva uno tiene derecho a poner una y mil fotos sobre sus hijos donde les de la gana…. Yo no lo hago… un día hablaba con un amigo del coñazo que supone entrar en tu FB y empezar a ver a todas tus amigas colgando fotos de sus preciosos niños y de todas y cada una de las cosas que hacen. Algunas creen que si no cuelgan foto de sus barrigas, ecografías y la típica del predictor sucederá algo horrible.
Entiendo que cuando te quedas embarazada se lo quieras contar al mundo…. Pero me parece en cierto modo exhibicionismo de un hecho íntimo…. Tengo una amiga que cada día cuelga en su FB una novedad de su niña… o mil novedades que son las mismas novedades de cualquier otro niño y sinceramente cansa, pero cansa en el sentido de que creo que no es consciente de que hay mucho loco suelto y que si lees su perfil sabes todo de ella: donde vive, donde trabaja, sus aficiones, lo que hace, lo que come….
A mi esas cosas no me gustan, reconozco que a mi FB no le doy gran uso, no le tengo puesta ni foto mía (tengo que ponerla un día de estos), casi no tengo amigos agregados y jamás he colgado ni colgaré una foto de mis hijos. Y si lo hiciera que estoy en mi total derecho esperaría que nadie la usara y mucho menos que nadie la utilizara como propia.
En el perfil del watsap tengo puesta una imagen que nada tiene que ver con mis hijos. Hace poco vi que mi cuñado de vez en cuando ponía alguna de los niños…. A Papimelli el asunto le molestó un poco porque ninguno de los dos tenemos puesta foto de los niños… pero no dijo nada, se calló …. ¿perdona? Alguien pone una foto de unos menores de los que tú eres responsable y te callas? Por que razón tú y yo no la ponemos y tu hermano si.
Claro que luego vi que en su tuenti también puso en su momento fotos de los peques, parece mentira que alguien que se dedica a determinada cosa y sabe lo que puedes encontrarte ahí fuera ponga una foto y se quede tan ricamente.
Sinceramente a mi me llama mucho la atención la facilidad que tenemos para poner fotos de los peques, decir exactamente en que ciudad vivimos o que aficiones tenemos o contar el día a día de tal forma que cualquiera puede localizarnos en cualquier momento y ponernos cara.
A veces se nos olvida que este mundo de redes es muy amplio y que no tenemos ni idea de quien está al otro lado, no sabemos quien nos lee… hay gente que hasta se inventa vidas que no son las suyas y que coge fotos de niños ajenos diciendo que son suyos… y hace no mucho supe de blogs que plagian otros blogs y hacen suyos artículos y vivencias que no son suyos…. En fín… que deberíamos tener más cuidado de que cosas exponemos, si, estamos en nuestro derecho de poner mil fotos, todos podemos confiar en que nadie las va a usar, pero debemos ser más precavidos.
Lo que le ha pasado a Eva es un tanto alucinante la verdad… no entiendo que empuja a alguien a poner una ecografía en su perfil como si el embarazo fuera suyo…. Puedo entender el afán de llamar la atención, pero aún así me parece ridículo… y el caso que cuenta del blog http://www.lascosasdepaula.com/que-harta-estoy-del-todo-vale/ (las cosas de Paula) tampoco lo entiendo… no entiendo que lleva a alguien a abrir una cuenta y poner la foto de perfil de la hija de la autora de este blog y dedicarse a pedir amistad a tiendas de moda infantil que es precisamente a lo que se dedica la mamá de Paula y que por tanto la iban a reconocer.
La mamá de Paula está en su derecho de poner mil fotos si le da la gana de su hija… pero nadie debería usarlas… aunque si las publicas deberías ser consciente de que se puede perder el control de las mismas. Tal y como dice Eva en su post ella puede controlar los amigos de su FB pero en el momento que etiquetas a alguien no sabes que harán los amigos de tus amigos.
Yo soy reticente hasta de dar mi nombre real o poner mi imagen, reconozco que soy muy pudorosa y prefiero mantenerme en la sombra, no haría ningún blog poniendo mi nombre real ni aunque hablara de recetas de cocina, no me sentaría cómoda, lo que en un principio puede parecerte bien puede no parecértelo dentro de diez años. Mis hijos un día leerán mi blog pero no quiero que piensen que he los he expuesto.
Aún así cada uno que haga lo que quiera, pero tener cuidado con la intimidad de vuestros hijos… hay mucho loco suelto… y a Eva decirle que va recogiendo a todos los tontos que se encuentra…. En fín tómatelo con calma Eva no dejes que te afecte.

lunes, 15 de septiembre de 2014

SUEGRAS, NUERAS, YERNOS, HIJOS E HIJAS

Esta mañana me encontré con la antigua profesora de la Escuela Infantil de Repollete y Princesita, es una chica de 42 años con un hijo de 6 que se animó a ir a por el segundo bebé después de “convencer” a su marido de tener un segundo vástago… bueno en realidad su anhelo secreto de ambos era ir por la niña. Quitando el hecho que nunca he entendido de “ir por….” Si, no lo entiendo… uno va por la niña y en esa búsqueda todo le vienen varones…. Bueno la cosa es que nos pusimos a hablar porque lo que venía en camino era un niño y ella quería una niña… yo le decía que tener dos hijos del mismo sexo es muy cómodo y práctico y que por mi experiencia los niños son más brutos pero menos complicados.
Ella asentía, pero me añadía: “si, pero las niñas son más de las madres”. Yo me quedé un tanto sorprendida de esa afirmación y la dije: “yo creo que los niños son más de las madres, por lo menos Repollete está mucho más apegado a mi que a su padre”.
Ella añadía: “si, cuando son pequeños eso es muy cierto, pero en cuanto se echen novia tiran por ella y por la familia de ella y pasan un poco de las madres, o esa es la experiencia que yo tengo con mis hermanos”.
No se si esto es cierto o no, más que nada porque no tengo hermanos, siempre he pensado que la relación que uno tiene de adulto con su madre o su padre no depende tanto del sexo como de lo que se ha ido fomentando a lo largo de los años. Tengo un amigo que se lleva con su madre como una amiga, es entrar a casa de su madre y irse a la cocina a hablar con ella y contarle sus cosas…. Tal y como yo hago con mi madre.
MI suegra antes de ser padres me decía que no es lo mismo los hijos de un hijo que los hijos de una hija, esto me lo dice ella que tiene dos hijos. En aquella época yo tenía con ella una estupenda relación, vamos que igual que me siento con mi madre para contarle cosas lo hacía con ella sin el menor problema. Cuando nacieron mis hijos noté que ella se alejaba y que delegó todas las funciones menos apetecibles en mi madre y ella solo se dedicaba a lo bueno y a un ratito y a veces ni eso… vamos que desapareció. Yo no he sido de esas nueras que ha apartado a su pareja de sus padres, al contrario, cada fin de semana que vamos es un quebradero de cabeza para poder “cumplir” con todos primero consultamos a mis suegros sus planes para saber cuando y como podemos visitarlos porque eso si, mis suegros no alternan planes ni por sus hijos, ni por sus nietos ni por nadie, eres tú quien debes amoldarte.
Yo no tiro por mi familia, aunque admito que han sido ellos los que nos ha facilitado las cosas, nosotros tenemos que preguntar a mis suegros si podemos ir a comer por ejemplo… y son mis padres los que se encargan de todo y en todo momento… pero puedo decir que yo no he apartado a Papimelli de su familia y que de echo hemos discutido mucho porque yo muchas veces me he sentido desautorizada por él delante de ellos, aún así asumo que son sus padres y que tienen iguales derechos que los míos aunque luego ellos no quieran ejercerlos. (dos meses de verano mis hijos en ciudad de donde somos y solo los han visto un día porque nos los hemos encontrado, no llaman ni preguntan).
La realidad cercana que vivo es algo diferente, tengo amigos con hijos que tiran más por la familia de su mujer porque evidentemente ella tira más por sus padres que por sus suegros, de este modo ves más fácil padres que crían a sus nietos de hijas que a sus nietos de hijos.
¿Quién tiene la culpa aquí?.... yo entiendo que me siento más cómoda dejándolos con mis padres, por una cuestión cultural, mis padres ven las cosas como yo y hacen lo que yo les pido, y se preocupan de que todo funcione, mis suegros solo quieren a los niños para jugar y divertirse, no quieren que les des preocupaciones ni problemas y no cambian su forma de vida por nadie, si vienen a casa a las tres de la tarde esperan que tú despiertes al niño porque ellos a las cuatro se van… por poner un ejemplo. Mis padres se preocupan de que el niño duerma esa siesta para que luego esté contento y feliz.
Sinceramente a mi me encantaría poder dejarlos con mis suegros al 50% con mis padres, pero creo que ellos dejan claro que no quieren esa obligación y que solo quieren que les deje a los niños cuando ellos quieren, por ejemplo: no me los dejes a las 11 que salgo de trabajar a las 10 y estoy cansada…. Cuando mi madre por ejemplo ha dejado de ir a su trabajo algunos días este verano para cuidarlos o mi hermana ha salido de trabajar de noche y ha hecho 70 km para cuidarlos.
Creo que al final todo depende de la relación que el padre tenga con sus propios padres, la madre con los suyos y luego cada uno con los padres del contrario. La relación con mis suegros era perfecta hasta que nacieron mis hijos…. ¿Por qué cambió? Pues no lo tengo claro…. Yo estaba agotada y ellos desaparecieron y claro cuando aparecían era el tiempo justo, nunca preguntan nada sobre los niños ni escuchan solo quieren jugar un rato y divertirse, me desautorizan y cuando los he necesitado simplemente no han estado. Yo podía haber respondido a esto evitando llevar a mis hijos a su casa, no lo hice…. Mi opción es evitar ir yo… cuando vamos a Ciudad de Donde Somos intento quedar con mis amigas, o con mi hermana o voy un rato y luego me voy con Papimelli a tomar algo… no quiero confrontaciones.
En cuanto a la relación con mi madre es buena, pero no creo que lo sea tanto por el echo de que yo soy chica sino porque hay un clima de confianza y de comunicación abierta… mis suegros por ejemplo nunca le preguntan nada a mi marido sobre sus cosas, no saben nada de él porque simplemente no preguntan, no hay comunicación…. Llegamos a su casa se ponen a jugar con los niños y a nosotros simplemente nos ignoran.
Si ellos no han sabido entablar una comunicación con sus hijos dudo que la vayan a entablar conmigo, a pesar de que antes de nacer los niños si que hubiera algo aproximado a una buena comunicación.
Si creo que haya hombres que tengan una buena relación con sus madres, incluso los hay que están enmadrados, no creo que necesariamente por tener una hija vaya a hacerme más caso el día de mañana cuando sea adulta. Y en cuanto a mi hijo el día de mañana tengo claro que voy a intentar tener con él la misma relación que con ella y cuando tenga pareja la recibiré como una más y la trataré como a una hija como me gustaría que me trataran a mi.
Normalmente la mayoría de problemas con la familia política son fruto de una mala comunicación y de envidias…. Creo que muchas madres son incapaces de asumir que sus niños del alma son ya adultos y siguen viendo a la nuera como la enemiga a batir.
A mi en casa de Papimelli me ven como “un sargento” calificativo dicho a mi cara simplemente porque le pongo límites a mis hijos, Papimelli también lo hace pero no de forma abierta delante de ellos y por tanto yo soy la mala. Como para mis suegros educar consiste en hacer que los niños sean felices de cualquier forma pues chocamos.
Aun así siempre he dicho que me gustaría conservar con mi suegra la buena relación que había antes de nacer mis hijos.