viernes, 15 de mayo de 2015

DE SUEGRAS Y NUERAS

Tomando café con un grupo de madres del cole y hablando sobre lo que hacen o no los maridos en casa una de ellas dijo: "Yo a G no le voy a enseñar nada.... me niego a que luego venga una lagartona y se lo lleve para que él le haga de criado... que mueva el culo ella".
Las demás nos quedamos un tanto perplejas ante semejante comentario... y a día de hoy no tengo claro si ella lo decía en broma, en serio o mezcla de ambas cosas.
El tema surgió porque me decían todas que Papimelli estaba muy bien enseñado, ocupándose de todo mientras yo pasaba la semana fuera de casa trabajando.
Alguna madre decía que seguramente le habían enseñado bien en su casa... a lo que tuve que responder que más bien habían sido las circunstancias: haberse independizado con 19 años sirve para saber valerte por ti mismo (salvo cocinar)
Yo no he enseñado nada a Papimelli, pero muchas de las que se estaban allí quejando eran las verdaderas culpables de que sus maridos no hagan nada...
Del comentario de esa madre me sorprendieron muchas cosas, el sentido de pertenencia que le llevaba a calificar a una futura novia como lagartona que le va a quitar a su hijo ¿perdona? y después la idea de que su hijo no fuera autosuficiente para que no se aprovechen de él... entonces ¿Qué ha pasado siempre con las mujeres? nosotras siempre nos hemos ocupado de todo y nos han educado para eso mientras la mayoría de los maridos están en el sofá sentados. ¿de verdad quieres que tu hijo sea un inútil?
De ese tema surgió otro rápidamente que es la relación nuera-suegra... de este tema podríamos hablar horas y horas... y concluir que ni unas son tan buenas ni otras son tan malas y que al final se trata de congeniar o no, y de no pedir que la otra actúe o piense como nosotras pretendemos.
Unas acusaban a sus suegras de meterse en todo... de querer controlar la vida del hijo y de los nietos y otras hablaban de que sus suegras directamente estaban "desaparecidas" y que eran unas "dejadas".
Yo diría que la suegra metonmetodo no ha cortado el cordón umbilical con su hijo, no se ha dado cuenta de que ya no es un bebé y ve en la otra una rival que nunca tratará a su hijo como lo hace ella misma.
En mi caso tengo una suegra "desaparecida" mi relación con ella y con mi suegro siempre fue buena hasta que fuimos padres, y jamás se ofrecieron para nada, me desautorizan constantemente y pueden pasar meses y meses sin ver a los niños o no llaman cuando están enfermos. Con unos suegros que hacen su vida y que priorizan unas vacaciones a una intervención quirúrgica de su propio hijo lo mejor que puedes hacer es dejar de cabrearte por sus desaires.
Me he dado cuenta de que si ellos no saben querer y no se preocupan de su hijo jamás lo harán de sus nietos, y no lo veo como algo personal hacia mi, es algo que ha ocurrido siempre... ellos no hablan con su hijo y hasta ahora era yo la que les contaba las cosas que nos pasaban... nacieron los niños y ya no escuchan ni preguntan y yo no cuento....
Mis suegros siempre han dejado volar a sus hijos, libres, nunca se han metido en sus vidas ni se han preocupado de nada más allá de cubrir las necesidades vitales.
A Repollete lo educaré para que sea autónomo, para que sepa valerse por si mismo y que no dependa de nadie, la misma educación recibirá Princesita.
El día que traigan pareja a casa serán tratados como un hijo más (lo que hace mi madre con Papimelli) intentaré no ser la típica suegra pesada ni tampoco una dejada, se trata de ofrecerte para cuando necesiten algo, de usar la empatía (nunca le digas a tu nuera embarazada de 7 meses que tiene cara de asquerosa como me dijeron a mi), de saber escuchar....
Madres de hombres que se quejan de que algún día su hijo varón tirará mas por la familia de su mujer, yo esto no lo creo... cada uno tirará por donde tenga que tirar en función de que le den sus respectivas madres.
El mito suegra-nuera muchas veces se desvanece.... tengo una vecina con mellizos que dice que para ella su suegra ha sido como si le tocara la lotería... las ves a las dos en el parque con los niños y a veces la madre de ella y ves que hay una relación natural, que la suegra nunca se mete en nada, que sabe decirle las cosas a la nuera con naturalidad y respeto... y me dan envidia la verdad porque creo que eso debería ser lo habitual... pero no lo es...
Una vez más somos mujeres juzgando a mujeres, despellejando a mujeres, creyendo que nosotras estamos con la verdad absoluta y que las demás estamos equivocadas, creyendo que nuestros hijos varones son perfectos o tontos.... porque estamos dando muchas veces por hecho que no saben elegir a su pareja.
La mamá de G que os comentaba al principio decía que ella sería una malísima suegra, porque nunca vería bien a ninguna que se quisiera llevar a su niño... si, ahora es un niño, pero dentro de 35 años quizás lo tengas apotronado en casa y estés deseando que venga una y se lo lleve... y si lo estás criando como un inútil quizá dentro de 35 años también te arrepientas de tu opción.
 

jueves, 14 de mayo de 2015

TALLAS Y NIÑAS

Ayer leía esta entrada sobre NIÑAS GORDAS O TALLAS PEQUEÑAS, la entrada era interesante
pero lo eran más aún los comentarios en el blog y en Facebook.
Hay niñas de todos los tipos, altas y bajas y delgadas y gordas, la mayoría son así por un componente genético, yo no puedo pretender que mis hijos sean jugadores de baloncesto si su padre y yo tenemos una altura más bien normalita (obviamos el tema ovodonación). Tampoco puedo pretender que mis hijos sean gorditos si su padre y su familia son como alfileres a pesar de que son de buen comer.
Repollete y Princesita son delgados, muy delgados, tanto que mucha gente presupone que por ser así son malos comiendo cuando la verdad es que comen todo lo que se les ponga por delante (sano) y además cantidades abundantes. Pero la gente tiende a pensar que si estás delgado te mantienes de agua y si estás gordo estás sobrealimentado.
Entre esas dos opciones hay otras muchas, yo tengo una enfermedad hormonal y eso hace que sufra continuos cambios de peso y que deba cuidarme en la medida de lo posible.... si bien es cierto en España hay un alto porcentaje de niños con obesidad y para ello solo tenemos que fijarnos en los parques o en la puerta del colegio.
También es verdad que los niños de ahora son en general y como es lógico más altos que lo que éramos nosotros, y que hasta la pubertad en la que dan el estirón uno no puede hacer afirmaciones y mucho menos empezar a minar la autoestima de una niña con el hecho de si está o no está gorda.
Dicho esto ir a comprar ropa es un coñazo, lo es para nosotras y lo es aún más cuando vas a comprarla para los niños, todos estamos de acuerdo que los tallajes son absurdos y que cuando vas a una tienda y luego a otra te enfrentas a que en una usas una 38  en otra una 42 y te deprimes.... sobretodo si el primero que te pruebas es el 42.
Las mujeres vivimos continuamente insatisfechas con nuestro cuerpo porque nos venden modelos de belleza totalmente inalcanzables.... y esas inseguridades se las transmitimos a las niñas que incluso desde bien pequeñas usan el insulto "gorda" como ofensa a otras.... o "palillo" en el otro extremo.
Como decía Princesita es muy delgada... nunca me he preocupado de percentiles... la enfermera siempre me dice que está "en su línea" y es una niña sana, sana pero muy delgada.... y luego es alta. Comprarle ropa supone que para que le valga de largo le quedará enorme de ancho y por tanto tengo que ir por la vida pidiéndole a mi madre (yo no se coser) que meta cinturas de pantalones... supongo que para ella ser delgada y fibrosa no será nunca un problema, pero para mi encontrar talla es un auténtico rollo.
En el otro bando están las madres de la entrada que os decía. Ellas hablaban sobre ese momento en que tu niña tiene 11 años y no le vale la ropa infantil y tienes que ira  tiendas de ropa "juvenil" donde según la madre del artículo su hija no cabe en una 38. Y pone el ejemplo de Berska.
Yo llevo una 38 de Berska... no estoy ni delgada ni gorda, estoy normal. Si es cierto que determinados pantalones de esa misma cadena es imposible entrar en la 38 y tengo que coger la 40. Y de las camisetas ni hablo.... porque algunas de la talla L no entro... y no entro porque tengo mucho pecho.
Si yo que soy adulta me desespero cuando me pruebo una chaqueta de la L y veo que no me cierra (por el pecho) imagino lo que será para una niña de 11 años, cuyo cuerpo todavía no está muy definido ni desarrollado.
En mi armario conviven todo tipo de tallas.... de cuando he estado delgadita (la 36) y de cuando he estado más rellenita (la 42)... nunca me ha afectado, creo que hay que tener autoestima para querernos como somos.
Princesita tiene un ego casi tan grande como ella misma.... yo no he fomentado esto, pero si le preguntas ella te dirá que es muy lista, que corre mucho, que le gusta toda la comida, etc. Si le preguntas si ella es guapa te suelta un: "todos somos guapos aunque seamos diferentes, porque las personas son diferentes". Y yo me quedo con ese gran mensaje de la listilla de mi niña... todos somos diferentes, mi hermana se desespera para encontrar su talla en muchas tiendas (está muy delgada) y a mi me salen los ojos de las órbitas cuando en zara me tengo que comprar una XL de camisa porque si no el botoncito que coincide en el pecho no abrocha.
Se que este invierno he cogido tres kilos... pero voy a dejarlos allí quietecitos y si estoy viendo la tele y me bombardean con métodos para adelgazar los ignoraré.
Intentaré educar a mi hija para que se quiera tal y como es, para que valore que además de físico una es muchas otras cosas, y que esas cosas son mucho más importantes que estar delgada o gorda.
Que si queremos que nuestras hijas no vivan en el complejo constante deberíamos empezar nosotras por eliminar determinadas palabras de nuestro vocabulario, por querernos, por aceptarnos, por enviarles imágenes positivas.
Por una razón que desconozco esto no pasa con los niños... pero las mujeres una vez más nos exigimos más y somos muy autocríticas... pero lo somos con cosas como el peso.
Papimelli es muy delgado... pero muy delgado... cuando lo conocí me decía que a él no le importaría pesar unos cuantos kilos más... si fuera lo contario y una mujer ella se torturaría, mientras él no le daría la mayor importancia.

sábado, 9 de mayo de 2015

LOS ABUELOS MATERNOS

Cuando tuve a mis peques coincidió con que mi abuela estaba enferma, mi madre tuvo que decidir entre atender a su madre o a su hija  que con una cesárea tenía que enfrentarse al cuidado de unos mellizos sin tener ni idea de niños.
Mi madre hizo lo que debía, estar con su madre y yo me apañé como pude sola... el primer año fue realmente agotador... y eso repercutió en mi salud.
Mi madre tiempo después me decía que teníamos que haber hecho las cosas de otra forma, pero yo creo que las hicimos como se pudo y que toda la obligación de ayuda no debía recaer sobre ella, porque mientras mi madre se debatía entre mi abuela y yo mis suegros estaban totalmente desaparecidos.
A mi madre le encantan los niños, ha criado muchos trabajando en casas y también casi crio a sus dos hermanos pequeños, le fastidia que estemos lejos y le fastidia más aun no tener el carnet de conducir para venir en mi ayuda siempre que puede.
Mi padre es de esos hombres de antes que trabajaban y trabajaban y apenas disfrutó de nosotras, es triste pero no recuerdo que mi padre nos llevara a ningún sitio por ejemplo un domingo por la mañana... nunca jugó con nosotras y delegó todo lo que implica la crianza en mi madre.
Ahora disfruta lo que puede de los niños, aunque sigue sin ser niñero... no es como mi suegro que se tira al suelo a jugar por ejemplo, es más de intentar "educarlos".
Mi madre siempre ha respetado mi forma de hacer las cosas, sobretodo si le argumento por qué hago algo o por qué no lo hago, siempre ha respetado mi forma de hacer las cosas, incluso cuando yo no estoy delante y esto tiene mérito, es cierto que cuando algo no le va bien empieza a "rezar" va por ahí hablando consigo misma y dándole vueltas a los mismo. Pero con no hacerle caso vale.
Mi madre siempre ha estado ahí... en la medida que ha podido, alguna vez me tocó llamarles a las 7 de la mañana para que vinieran a cuidar a los niños cuando se levantaban con fiebre y yo no podía llevarlos al colegio y me tocaba ir a trabajar.
Los fines de semana si vamos a Ciudad de Donde Somos siempre se preocupa de darme algún tupper para llevarme, de que me lleve la ropa limpia y planchada... comemos y cenamos en su casa porque mis suegros salvo que nos autoinvitemos no nos dicen de ir.
Si viene a mi casa algún fin de semana a ver a los niños y para que podamos salir siempre me limpia un "rinconcito" cosa que odio que haga... está pendiente de las citas de los médicos de los niños, llama habitualmente y sobretodo escucha a los peques cuando hablan y les conoce a las mil maravillas.
Alguna vez escuché que no son lo mismo los hijos de un hijo que los hijos de una hija... y yo sigo pensando que dependen de como sean esos abuelos, una cosa es no meterte en la vida de tu hijo/a y otra cosa no interesarte por nada, no ofrecer tu ayuda y no saber escuchar.
Mi madre juega y malcría a mis hijos (también es una abuela joven 54 años) pero los educa, les enseña, los cubre de abrazos y besos, los riñe y los disfruta y también aguanta sus rabietas y demás.
Ella está para lo bueno y para lo malo... 
Mi padre va un poco más a su rollo... se le nota más que no es de niños y por supuesto es menos intenso que mi suegro.
Repollete y Princesita tienen la suerte de tener dos abuelas muy jóvenes, con energía pero tan distintas... y a pesar de esa diferencia aportan cosas necesarias para los niños. Con mi madre tengo la confianza para reñirla o para decirle si algo no me gusta... con mi suegra es diferente porque si le digo algo lo olvida a los cinco minutos...
 

viernes, 8 de mayo de 2015

LOS ABUELOS PATERNOS

 
Nosotros vivimos solos lejos de nuestra familia, hemos criado a nuestros hijos mellizos solos sin ningún apoyo, Papimelli tiene un trabajo que implica pasar largas temporadas lejos con lo cuál yo paso mucho tiempo sola con mis hijos. Esto condiciona mi vida y me motiva a educar a mis hijos de tal forma que tengan rutinas y que por ejemplo recojan sus juguetes... algo tan simple como eso me facilita la vida... tener horarios claros hace que ellos a día de hoy saben que toca a cada momento y que tengan muy claras las cosas. Que aprendieran a vestirse solos por ejemplo me facilita la tarea cada mañana... una barbaridad.
El no tener madres ni suegras "pesadas" hace que nadie se haya metido en nuestra forma de hacer las cosas... algo importante que aprendí después de muchos disgusto fue: "deja que tu suegra haga lo que le de la gana que solo los ve una vez al mes".... es decir "relativiza el problema" y pongo un ejemplo durante un año he estado trabajando fuera, mis suegros venían y a pesar de saber que los niños no comen chucherías traían una bolsa de supermercado llena. Yo podría cabrearme mucho y llevarme un disgusto o lo que fuera.... pues no.... relativiza.... tus suegros traen la pedazo bolsa y se van. Tu marido se come todas las chuches y tú les das a tus hijos una de vez en cuando. Todos contentos y libres de cabreos. No, aquí no funciona hablar con tus suegros.... ellos no escuchan y harán lo que les de la gana.
Al principio me llevaba unos cabreos bestiales cuando mis suegros venían un día y tiraban por la borda todo.... me indignaba ver como pasaban meses sin ver a los niños (incluso el tiempo que estábamos en la misma ciudad) y como luego de repente venían cuando ellos querían, casi sin avisar y sin respetar siestas o cuando estaban malos.
Después de hablar sobre ello con Papimelli y ver que no encontrábamos un punto común y que él defiende todas y cada una de las cosas que hacen sus padres decidí relativizar y desde entonces SOY MÁS FELIZ.
Esto no siempre es fácil.... pero los niños empiezan a ser más grandes y ya dan grandes lecciones a sus abuelos paternos, Princesita el otro día le dijo claramente a su abuelo que no se podía jugar al futbol en casa porque hay que respetar a los vecinos, y un rato más tarde le dijo que antes de jugar a otra cosa había que recoger.
Es decir el "todo vale" de ellos empieza a no tener validez sobretodo porque a medida que crecen los niños se van dando cuenta de todo.
Ya no me molesta sus idas y venidas, aunque este verano me enfadé bastante cuando estábamos en Ciudad de Donde Somos (por trabajo) y estuvieron tres meses sin llamarnos o pasarse por casa o preguntarnos que tal estábamos... ahora queda olvidado... ellos se lo pierden. Los niños han crecido y puede decir sin lugar a dudas que no conocen a sus nietos.
Esto me da pena... pero he terminado entendiendo que se han criado en entornos muy difíciles y que no tienen ni pizca de inteligencia emocional... jamás les he visto por ejemplo dar un abrazo o un beso a los peques... no sale de ellos, quizá porque se han criado en entornos hostiles sin pizca de afecto y sin padres de los que tomar ejemplo.
Se que mis hijos adoran a sus abuelos paternos, y de ellos pueden aprender cosas muy positivas como ese deseo de comerse el mundo de mi suegro que vive y se comporta como quinceañero, o esa mentalidad hippi y bohemia que les hace vivir la vida sin meterse en la de nadie.
Pero si me gustaría que además de jugar con los niños y montarles una fiesta cada vez que los ven fueran más afectuosos con ellos... me choca esa ausencia de contacto.
Mis suegra es joven (56 años) y eso hace que sea una mujer vital con ganas de jugar con los peques, mi suegro tiene diez años más y es una persona vital y positiva.... tal vez algo dejados eso de no llamar en semanas o no preocuparse por como está su hijo mientras yo me paso la semana fuera, pero sean como sean he aprendido después de 4 años que lo mejor es no pensar en negativo y si en positivo.
También he aprendido que para evitar conflictos nada como no ir a su casa, siempre que puedo y vamos a Ciudad de Donde Soy quedo con alguna amiga o con mi hermana, y si luego toca ir a comer pues voy... no pasa nada, pero al rato me marcho, he aprendido que OJOS QUE NO VEN CORAZÓN QUE NO SIENTE. Y hay cosas que es mejor no verlas.

jueves, 7 de mayo de 2015

¿QUE ES LO NORMAL?

 He trabajado con familias, reeducando hábitos, enseñándolas pautas adecuadas para establecer relaciones de apego correctas, etc.
Ves muchas cosas y aprendes otras muchas, lo primero que tienes claro es que cada familia es un mundo, que muchas veces educamos siguiendo el patrón de como nos educaron a nosotros y que a veces eso conlleva a que pautas desnaturalizadas totalmente se repitan de padres a hijos (ojo hablo de familias-problema). Muchas de esas familias por ejemplo dan de merendar un batido de chocolate y un bollo, quizá sea porque nadie les ha enseñado la importancia de una dieta adecuada, no saben cocinar o para que el niño no se enfade o no sea menos que el niño del vecino se lo dan y punto.
Partimos del desconocimiento de esas familias y en casos muy muy concretos de la dejadez.... pero la mayoría de las familias no son así o no hacen eso, la mayoría estamos informadas sobre la obesidad por ejemplo y sabemos de la importancia de la fruta y la verdura... acompañadas de hábitos no sedentarios.... luego cada uno lleva esos hábitos a un extremo o a otro. Es como un vegetariano que no da carne a su hijo.... privarlo de determinados nutrientes no es bueno, pero ese padre o esa madre tiene sus razones y te las argumentará, es peor dar carne todos los días sin tener argumento de por qué lo haces o hacerlo porque todo el mundo lo hace.
 
Nosotros por ejemplo decidimos que nos adaptaríamos al ritmo de nuestros hijos cuando eran bebés, tenían un ritmo de sueño muy bueno, y esto nos llevó por ejemplo a muchos días tener horarios un tanto "peculiares" me refiero a eso de acostarlos a las 8 de la tarde (en invierno), ellos necesitan 10 horas de sueño o están insoportables y si los tenía que levantar a las 6.30 pues había que acostarlos pronto y más aún sabiendo que se quedan dormidos cenando...  pues eso.... a la cama pronto.... y oyes a otras madres que los acuestan a las 11 y no creo que ninguna lo haga mal, yo hago lo mejor para ellos sabiendo que necesitan dormir y que en invierno no aguantan más allá de las 9 ni en broma.
Cuando eres la primera en irte del parque (también fuiste la primera en llegar) te miran como si acostaras a tus hijos a la hora de las gallinas.... pero si sabes que tus hijos a las 9 no son personas y que si no les acuestas a las 9 se dormirán cenando y al día siguiente no habrá quien los levantes pues poco te va a importar la opinión de nadie.
Sabiendo esto no se me ocurría salir de noche con ellos porque sabía que no aguantaban, y te encuentras a otros padres que si lo hacen.... perfecto.... ahora ya son más grandes y aguantan más, al igual que antes no íbamos a muchos sitios porque con una silla gemelar era muy difícil y ahora si lo hacemos porque ya son grandes y es muy diferente.
Desde luego no soy la única que los acuesta a las 9 en invierno.... no, hay más madres.... las mamis de hijos noctámbulos no pueden.... saben que sus hijos tienen pilas para rato... los míos aguantaron una vez hasta las 11 de la noche porque habían echado siesta tarde, muy tarde. En ningún momento soy yo la que les obliga a irse a la cama... para nada.... como tampoco les he obligado nunca a una siesta. A día de hoy la echan de vez en cuando y por propia voluntad, Repollete cuando tiene sueño se mete solo en la cama.
Hablaba un día con la dueña de la tienda donde compro el pan, tiene una hija de la edad de los míos y ella la acuesta a las 11, su hija aguanta bien y teniendo en cuenta que ella llega de trabajar a las 9 de la noche y le gusta darle de cenar y bañarla y disfrutarla un ratito (el único que tiene), pues veo coherente que la acueste a esa hora... tanto ella como yo hacemos lo que podemos y lo que mejor nos va.
A nosotros nos ha funcionado adaptarnos al ritmo de nuestros hijos, a otras familias que quizá son menos caseros que nosotros les funciona que el niño se adapten a ellos, y logran seguir haciendo las mismas cosas que hacían antes de ser padres.... yo admito que si solo tuviera un hijo quizá algunas cosas si las habría echo de forma totalmente diferente.
Ahora que van siendo más grandes vamos poco a poco siendo más flexibles con algunos aspectos.... quizá cuando no tienes apoyo porque tu familia está lejos para poder "sobrevivir" te guías por determinadas pautas que de otra forma no harías y más con mellizos.
Si tienes dos bebés a los que dar de comer posiblemente te toque dar de comer a uno mientras el otro duerme y luego cambio... el ratito ese de jugar y hacerle carantoñas se vuelve misión imposible cuando tienes otro bebé llorando y esperando tu atención, dar el pecho fue otra misión imposible simplemente porque con dos bebés yo terminaba agotada y aguantamos lo que pudimos.
A mi me hubiera encantado una de esas lactancias prolongadas hasta que el niño se cansara... pero con dos hice lo que pude.
Cuando empecé a trabajar me tocó hacer una visita a una de estas familias "peculiares", con dos adultos y 7 niños en una casa sin apenas recursos... o almenos con recursos mal gestionados, me chocaron muchas cosas nada más entrar... cosas que ni a mi ni a ninguna de vosotras se os ocurrirían... pero para ellos que cuatro niños durmieran en una cama, no usar sábanas o andar medio desnudos en pleno invierno era lo habitual... y mientras esos niños no corran peligro, estén bien alimentados, sanos y vayan al colegio poco le importa a nadie lo que hagan.
 
 

miércoles, 6 de mayo de 2015

CADA NIÑO ES UN MUNDO


En mi última entrada os decía que al final cada familia cría como cree conveniente y que lo que es válido para unos no lo es para otros, y que siempre es bueno coger consejos de aquí y de allá y luego elaborar tu propio método.
Recuerdo cuando en la facultad nos explicaban las diferentes formas de intervención que existían y mi profesor nos decía que creáramos la nuestra propia... porque a veces no todo es blanco ni negro y siempre existen los matices.
Siguiendo con este tema se me ocurre que muchas veces nos dejamos llevar por los demás por no ser los raros, por no dar que hablar o precisamente por no ser los bichos raros. Esto en ocasiones puede acarrearnos problemas o por el contrario nos asentamos en una zona de confort donde es más fácil seguir la corriente que nadar en contra como hace el salmón.
A mi siempre me han dado igual las opiniones de la gente, reconozco que nunca me ha importado hacer lo que yo creía.... independientemente de que esto me diera o no algún que otro disgusto.
No somos borregos, somos personas y que el 99% de la gente haga las cosas de determinada manera no siempre quiere decir que esa manera sea la adecuada y supongo que con esto de la crianza es un poco lo mismo.
Pensar en el tema del parto respetado, las doulas, dar pecho, portear.... todas esas mujeres son constantemente cuestionadas.... una de las mamis del cole da el pecho a su hija con un año y al mayor le dio hasta los dos años.... el día que lo comentó en una cena algunas madres la miraron como si fuera un "bicho raro" porque hemos interiorizado que dar el pecho es un atraso o vete tu a saber... el caso es que ella fomenta la lactancia en un entorno de madres donde todas "aguantaron" hasta los seis meses.... ¿va esa madre contracorriente? o ¿hace lo que ella considera mejor para su hijo?
En mi caso hago lo que creo que es mejor para mis hijos, por experiencia profesional tengo claro que hábitos y conductas son positivas y cuáles no a la hora de criar adultos "sanos" y de crear relaciones sanas padres-hijos, también tengo claro que privar de determinadas cosas es tan malo como dar de todo. Me explico es tan malo dar todos los caprichos a los niños como lo es no darles nada.
Vivimos en sociedad  y desde luego tengo claro que determinadas cosas que hacen los padres pueden perjudicar el desarrollo emocional normal de un niño, por ejemplo mañana he pensado dejar de vestir a mis hijos y que hagan nudismo porque he pensado que es la forma más natural de vivir la vida.... perfecto. Pues no... no es perfecto porque esa idea mía de vivir la vida puede perjudicar a mis hijos por ejemplo en su forma de relacionarse con terceros o simplemente se van a coger un resfriado.
Vamos que no me paso la vida yendo contracorriente, ni privando a mis hijos de nada... sino que hago lo que yo creo que es mejor para ellos.
Por ejemplo mis hijos son buenos comedores.... no tengo ni idea de lo que es un niño mal comedor.... por eso yo no puedo juzgar que una madre le de un bollo a su hijo porque su hijo es lo único que come y esa madre está desesperada.... aunque si me parece que si esa madre está concienciada sobre lo malo que es el bollo y se lo da al niño por la comodidad de no dar otra cosa pues el asunto es bien diferente.
Repollete y Princesita comen fruta, verdura y legumbres y no comen bollería industrial porque me parece puro veneno... ¿significa eso que jamás probarán un donut?... no necesariamente.... creo que alguno han probado y siguen vivos... pero como para ellos es algo puntual no lo piden ni nada, puedo ir al quiosko por el pan con ellos y no piden nada de nada.
¿es necesario darles un donut para desayunar cada mañana? pues no, o al menos para nosotros que son buenos comiendo es más fácil variar y darles pan, galletas, cereales.... y si, alguna guarrada de vez en cuando sin mayor problema.
Repito los extremos nunca son buenos, pero si por ejemplo les das un yogur natural sin azúcar o la leche sin colacao y la toman.... no veo necesario meterles azúcar o colacao.... aunque alguna vez lo haga.
Una vez más es suerte.... soy consciente de que no todos los niños son capaces de tomarse un vaso de leche sin colacao, y me parece que si para que lo tomen hay que echar colacao pues se echa y punto.
En una cena de madres del cole una mami decía que aquellas que presumen de que sus hijos comen y duermen fenomenal están mintiendo.... yo me quedé patidifusa porque yo soy de las sus hijos comen y duermen fenomenal, pero me he acostumbrado a no decirlo, y no lo digo porque la mayoría de las madres presuponen que todos los niños duermen fatal y que comen peor... por ejemplo mi suegra cree que los niños comen fatal la verdura y la legumbre y nunca se la pone a los míos, les planta unos macarrones y cuando viene a mi casa y les ve chuperretearse los dedos con unas acelgas alucina, pero sigue sin cambiar su teoría de que a los niños no les gusta las acelgas.
Señores no podemos medir a todos los niños por el mismo rasero, cada niño es un mundo y cada familia un universo diferente.
Muchas veces que esos niños coman o duerman bien es cuestión de hábitos y otras simplemente es pura suerte... siempre digo que porque los míos son dos si no en ese aspecto no me hubiera enterado que tengo niños, yo no se lo que es una noche mala con ninguno de los dos.... y cuando eran bebés dormía 7 horas sin problemas, pero si se me ocurre decirlo me miran raro como si estuviera mintiendo a sique he optado por callarme y en mi vida real no hablo si no soy preguntada.
Por cierto... hasta ahora me era más fácil encontrar madres que pensaban como yo en el mundo blogger, ahora sin embargo en mi vida real me voy encontrando cada vez con más madres que hacen las cosas de forma similar, pero me da la sensación de que a veces les cuesta decir cosas como "no les doy chuches" porque las miran mal o las llaman raras y eso me hace pensar que en el mundo MADRES hay bastante intolerancia y que en realidad las mujeres somos expertas en tirar piedras contra nuestro propio tejado.

martes, 5 de mayo de 2015

CADA UNO CRÍA A SUS HIJOS COMO LE DA GANA

Como decía ayer soy consciente de que puedo ir contracorriente.... más de una vez alguna seguidora del blog me lo ha comentado... pero creo que no es ir contracorriente sino defender mi forma de hacer las cosas independientemente de lo que piense el mundo. Aunque como en todo hay que advertir que los extremos no son buenos de ningún modo.
Por ejemplo os he comentado en otras ocasiones que mis hijos no ven la tele.... yo entiendo que la tele está genial para tenerlos ocupados o para que coman cuando nos encontramos con un mal comedor.... esos no son mis casos (afortunadamente....).... En casa comemos sin tele y aprovechamos para hablar, una vez que los niños se acostumbran a eso cuando van a otros sitios y alguien pone la tele de fondo suelen decir "no oímos" porque no pueden hablar con el ruido de fondo. No necesito entretenerlos con la tele porque generalmente se entretienen uno con el otro.... y una vez que la tele no está en sus vidas viven perfectamente sin ella....  esto no significa en ningún momento que yo vaya a ir por ahí apagando las teles de todo el mundo... no, significa que la tele no la tenemos como algo habitual en nuestras vidas (tampoco en la mía).... y alguna dirá ¡pobres niños!... no.... algún día se ponen dibujos un ratito y evidentemente no pasa nada.... no se para el mundo ni nada parecido.
Por cierto en nuestra casa tenemos una única televisión y si está encendida la mayoría de las veces es porque Papimelli está delante... si él no está en casa podemos pasar días y días sin ponerla y no pasa nada.
Aunque si he de decir que están tan poco acostumbrados a la tele que si les pusiera una película de dibujos animados no aguantarían sentados.... porque para ellos más de media hora delante de la caja tonta es mucho.
Y a día de hoy ven solo dibujos y alguna vez piden ver animales y les pongo algún documental un ratito, nunca ven cosas de adultos porque creo que no les hace falta.
Recuerdo cuando era pequeña un niño hijo de una amiga de mi madre que se sabía todas las sintonías de dibujos, series y películas... se pasaba el día allí pegado.
¿Es buena la tele o es mala? pues como todo en la vida incluidas las chuches, no hay nada ni bueno ni malo siempre que sea en su justa medida.
¿Qué me lleva a ser la única madre en el mundo mundial que  hace esto?.... no creo que yo sea la única... creo que hay madres de todos los tipos y como en todo cada una va contracorriente en unas cosas u otras... el año pasado todo el mundo con conos de chucherías en el colegio... hasta que otra madre y yo dimos un regalito diferente y este año otras madres se han animados a hacerlo igual reconociendo que ellas también intentan no abusar de las chuches.
En otra cosa que puede parecer que voy contracorriente es en el tema de las extraescolares por considerar que aún son pequeños.... y sin embargo sorprendentemente no soy la única madre que no los lleva, hay otras y cada una con su argumento propio...
El otro día hablaba con una madre del colegio que me decía que su hija con cuatro años sigue pegada al biberón.... yo se lo quité con dos y bebían con su taza... pero entiendo perfectamente que si esta niña va a ir al cole sin desayunar y su madre ha descubierto que la única forma de que tome leche es con el biberón a mi me parece perfecto.... jamás se me ocurriría juzgarla y me pongo perfectamente en su lugar porque no es fácil ni para esa madre ni para esa niña, pero tengo clarísimo que algún día lo dejará... yo se lo quité enseguida igual que hice con el pañal y jamás usaron chupete.... pero quizá en mi caso estando sola con dos niños intenté desde el principio que fueran lo más autónomos posible por comodidad para todos.
Otro ejemplo, cuando terminaron la guardería en verano con dos años y medio abandonamos nuestra silla gemelar e íbamos a todos lados andando.... si ese sitio estaba muy lejos pues en coche claro... mis hijos no tenían tres años cuando empezamos el colegio y los llevaba andando... muchas madres iban con la silla de paseo.... para mi la silla gemelar era un coñazo y los llevaba andando. Se que en silla es cómodo y rápido pero andando (vivimos muy cerquita) tiene otras ventajas que no son solo abre y pliega silla sino aprender a ir de la mano por ejemplo (o que se yo)
Mi vecina que tiene mellizos y va siempre corriendo lleva a los niños con casi cuatro años al cole en su silla gemelar... a ella le sirve porque no pierde ni un minuto con dos niños que tiran cada uno de un lado.... tiene que irse a trabajar y para ella ir con la silla es cómodo.
Conclusión: lo que sirve para unas familias no sirve para otras... y no existe una fórmula perfecta de crianza. De hecho muchas veces es pura suerte. Y otras veces nos dejamos llevar por la mayoría sin pararnos a pensar si lo que hacemos es o no lo que queremos hacer.