domingo, 3 de mayo de 2015

NUNCA LE DIGAS NO A UNA PRINCESA

El lunes fui a la clase de Repollete y Princesita a contarles un cuento.... pidieron a los padres que fuéramos a contarles un cuento y unas 7 madres no animamos a hacerlo. Podía ser cualquier cuento  no hubo orientación al elegirlo y la mayoría de las Mamis se decantaron por un cuento tradicional, a mi no me suelen gustar los cuentos tradicionales a sique me decanté por buscar uno de los que yo suelo contarle a mis hijos....
Por aquí fuisteis varias las que me hicisteis recomendaciones.... pero al final leí: "NUNCA LE DIGAS NO A UNA PRINCESA" bueno en realidad se lo conté añadiendo yo otras cosas de mi cosecha.
Os recomiendo el libro porque es muy bonito y aporta muchas enseñanzas.... se trata de una princesa que lo tiene todo, y cuando quiere algo simplemente lo pide amenazando con que si no se lo dan llorará... y sus padres entonces le dan lo que quiere, aunque nunca está satisfecha del todo y siempre quiere más.... ¿os suena?...
Total que un día ve un dragón y lo quiere.... amenaza con que si no se lo dan llorará.... pero no logran cazar al dragón y por tanto llora.
Ya sabéis típica escena del niño pide algo, nosotras decimos no el niño llora y tienes la opción de dárselo y que se calle o dejarlo llorar... sea la que sea tu opción siempre habrá alguien que te critique.
Repollete y Princesita no son de pedir nada... y tampoco son de rabietas exageradas salvo en momentos muy puntuales, Repollete tiene poca tolerancia a la frustración y estamos trabajando en ella, de momento antes de berrear le pido que respire y respiro con él y vamos evitando caer en berrinche.... aunque también os digo que no soy de darles todo lo que piden.... me da igual como se pongan y no soy de darles ni para tenerlos quietos ni para tenerlos callados, supongo que lo tienen asumido y saben que a mi no se me chantajea.
Bueno estábamos con que la pobre princesa se puso a llorar y terminó inundando el palacio.... de echo una ola gigante se la llevó y terminó en un bosque abandonado... allí se encontró con el dragón al que una vez más le quiso imponer que le llevara a su casa.... pero el dragón le enseño una poderosa lección.
Me encantó el cuento porque enseña la importancia de pedir las cosas por favor, de no llorar si no se consiguen y la capacidad de sonreír simplemente porque un amigo viene a jugar a casa y no por las cosas que se tiene.
Me da la sensación de que los niños de ahora lo tienen todo, muchas cosas materiales y no les enseñamos que la felicidad no está en lo material... les damos cosas para tenerlos ocupados, para que estén callados, para que no nos monten un circo o simplemente para que no sean menos que sus compañeros...
Bueno.... que os recomiendo que lo leáis.... porque es realmente bonito. Después de leerles el cuento hicieron unos dibujos... y me quedé alucinada con lo bien que dibujaban.... bueno todo lo bien que puede dibujar un niño de 4 años.
 

13 comentarios:

  1. Hola!
    Hace un tiempo que leo tu blog y algunas entradas me resultan interesantes pero siempre me hago la misma pregunta, ¿ por que siempre vas a contra corriente? Si las demás madres dan chuches tu no, si leen cuentos tradicionales, tu no...
    No es algo que piense yo sola, lo hemos comentado algunas amigas que leemos tu blog, nos parece que haces muchos esfuerzos por ir contra todo lo convencional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y a vosotras qué os importa? Bien desocupadas estáis para dedicaros a cuestionar lo que hace una madre que no es una borrega y sigue a los demás en manada.

      Las chuches son una basura, los cuentos convencionales suelen ser machistas. No es tan raro querer lo mejor para los propios hijos, ella no es la única, pero si en tu entorno sois todas cortas de miras y hacéis las cosas porque siempre se han hecho así, sin plantearos si son buenas para vuestros hijos, el problema lo tenéis vosotras.

      También sería interesante saber porqué un grupito de amigas sin blog siguen uno sobre ovodonación. Eso es más raro que lo de las chuches, Sois un poquito morbosas y cotillas, ¿no?

      Eliminar
    2. El por qué seguimos este blog no te importa a ti lo mas mínimo, y créeme cuando te digo que no somos cortas de miras, yo no he faltado el respeto a nadie, tú a mi sí. Simplemente he hecho una observación, me he limitado a eso, y soy libre de cuestionar o no lo que a mi me parezca. Feliz dia de la madre a todas!

      Eliminar
    3. Anónimo me ha gustado tanto tu pregunta que le he dedicado unas entradas porque pensé que si te contestaba aquí el comentario sería muy largo.... bueno ahora te resumo que creo que no soy radical en mi forma de hacer las cosas.... vamos que mis hijos alguna chuche comen y si leen un cuento clásico no les pasa nada jajaja.... y también te digo que yo no soy de prohibir... soy bastante dialogante, bueno todo lo que una puede ser con dos niños de cuatro años... no todo es negro o blanco... hay matices y yo soy muy de cuestionarme todo.... en mi vida normal no soy muy de hacer las cosas porque las haga el resto aunque como en todo vivimos en sociedad y desde luego debemos adaptarnos en algunas cosas y en otras hacer lo que creemos es mejor para todos. Gracias por tu comentario....

      Eliminar
    4. Sonia a mi no me molesta en absoluto el comentario de Anónimo.... yo soy muy consciente de que mi forma de hacer las cosas es la mía... y que quizá haya cosas que puedan o no chocar.... también tengo claro que hay madres de todos tipos y cada vez conozco a más que hacen las cosas parecidas a mi. Un besote

      Eliminar
    5. Gracias MisMellis por entender mi pregunta y no tomarlo a mal porque desde luego no era mi intención herir a nadie ni mucho menos. Simplemente no es fácil encontrar mamás que no se dejen llevar un poco, bien por la situación o por las circustancias, creo que estás haciendo un gran trabajo, sin desmerecer a otras mamás, un beso grande!

      Eliminar
  2. Parece un cuento muy interesante. Seguro que lo disfrutaron un montón. Un besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy interesante... aunque quizá te pilla algo crecidita.... jajajaj un besazo

      Eliminar
  3. Jeje me he acordado de una vez hace muuuchos años que mi madre fue a comprar con mi hermano a Simago. Él siempre fue muy "quiérelotodo", como decía yo, y no dejaba de pedir. Mi madre ya le había comprado algo y él quería más y más y se empeñó en nosequé juguete. Como mi madre le dijo que no, se tiró al suelo llorando y pasó una mujer diciendo: "¡Pero señora, cómpreselo!" y a mi progenitora le dio tanta rabia que le contestó que le diera ella las quinientas pesetas que costaba jajaja lo recuerdo y me mondo xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva eso es algo con lo que de verdad no puedo.... darles las cosas para que no lloren o para tenerlos tranquilos... pues mira no.... y si vas a llorar pues llora... ya se te pasará... es como si yo me voy al concesionario de BMV y me pongo a llorar en medio de un pasillo porque quiero que Papimelli me compre un coche...

      Eliminar
  4. Pues gracias por la recomendación linda! No te quepa duda que se lo leeré a mis sobrinos. Tengo yo una princesita de casi seis años, más lista que el hambre. Yo tampoco soy de dejarme chantajear y lo saben, así que a mí, si me piden y les digo no, ni replican. Sin embargo su mami, es de las de, uff mejor que se calle, toma. Y claro, ahí los tienes que cuando están con ella, todo son llantos quejas y morros, conmigo y con mi marido sin embargo, son otros niños. Lo que yo te diga, más listos que el hambre, sobre todo florecita.
    Es más, un día me soltó: que bien, ya viene mamá y con ella hago lo que me da la gana....(sin comentarios)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso desgraciadamente pasa con muchas madres que llegan agotadas de sus trabajos y aún les queda la faena de casa... a veces les dan una chuche por ejemplo por tenerlos tranquilos o simplemente consienten por aquello de no tener al niño berreando el poco tiempo que están con él.
      Al final es algo difícil.... vaya con tu sobrina... que lista ella! un besote

      Eliminar