jueves, 29 de septiembre de 2011

EL PROCESO

EL PROCESO:
Para poder iniciar todo hay que preparar el útero, la ginecóloga me dijo que tenía un buen útero, siempre me habían dicho que dada mi enfermedad mi útero probablemente fuera infantil e incapaz de albergar un embarazo (si este se producía) el tiempo suficiente. Tubo que llegar una ginecóloga de una clínica privada para sacarme de mi error.
El útero se prepara con estrógenos por vía oral y progesterona por vía vaginal. Al menos en mi caso comencé el tratamiento con una pauta ascendente de estrógenos, para pasar unos días antes de la transferencia a ponerme la progesterona.
Justo cuando iba a comenzar con la medicación a Papimelli le enviaron al extranjero, por varios meses, le comentamos la situación a la ginecóloga explicando que no queríamos paralizar el proceso.
Nos dio una solución: congelar el esperma de Papimelli, y nos dijo que tuviéramos en cuenta que al estar él fuera probablemente las cuentas si se produjera un embarazo no saldrían, él se iba a finales de marzo…y que podríamos encontrarnos con gente “maligna” que hiciera cuentas y pensara en lo dudoso de tal concepción con el padre ausente jejeje…
Papimelli y yo ya habíamos hablado sobre el tema, y sobre lo duro que sería pasar por el tratamiento sola, pero no queríamos pararlo todo 4 meses, sobretodo porque en mi cabeza cabía la idea de que me iba a costar mucho tiempo.
Quizás no lo razoné bien… pasar por un tratamiento de fertilidad sola no es lo ideal, estar con una montaña rusa emocional y hormonal a cientos de kilómetros de tu familia, en una ciudad diferente y con tu pareja al otro lado del mundo no es lo ideal, no lo recomiendo… yo pasé por ello y no fue tan horrible porque soy fuerte, porque relativizo los problemas, porque no me tomaba la maternidad como algo vida o muerte.
A finales de marzo justo cuando comencé con la medicación Papimelli se fue… antes dejó sus bichitos congelados a buen recaudo en la clínica, y antes de despedirse me dijo que deseaba que la próxima vez que nos viéramos yo estuviera bien “preñá”.




Si te apetece contarme tu caso, o tus dudas acerca de la ovodonación puedes hacerlo en cachorreteycalabacita@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada