lunes, 14 de octubre de 2013

FOMENTAR LA AUTOESTIMA EN NUESTROS HIJOS (II)

Al igual que debemos promover situaciones de éxito para que nuestros hijos se sientan bien y fomentar su autoestima, debemos evitar situaciones que le hagan sentir frustrado o mal. Evidentemente esto es sumamente complicado porque no podemos ir por la vida intentando protegerles de todo mal, pero si podemos enseñarles que uno no puede ser bueno en todo aunque tenga que intentarlo.
Incluso se me ocurre que intentar protegerlos de todo puede provocar el efecto adverso y que se sientan inútiles o incapaces de hacer las cosas por si mismos.
Repollete desde bien pequeño ha querido hacerlo todo el solito y en cuanto te disponías a ayudarlo en algo te gritaba "yo solito puedo", y eso hizo que se subiera y bajara sus pantalones solito después de hacer pis, o que quisiera comer solo sin ayuda y otras muchas cosas de las que luego te alegras de haberle dejado solo.
Papimelli siempre insistía en que si le dejábamos comer solo manchaba todo y en cuanto yo me despistaba se ponía a darle él para evitar qeu el niño y la cocina quedaran como si hubiera pasado un tornado. A día de hoy todavía me cuesta que le deje hacer solo determinadas cosas como por ejemplo llevar su plato a la mesa.


En nuestro propio entorno hay miles de cosas que minan nuestra autoestima, que nos hacen sentir mal.... y más aún cuando somos pequeños y no entendemos muy bien el mundo que nos rodea.
Algo que minó mi autoestima durante años fué la educación física en el colegio, me sentía inútil, torpe e incapaz y esa sensación me ha perseguido durante años... mis profesores de educación física se dedicaron a fomentar esa idea de "haber si encontramos algo que se te de bien", hasta que un tutor del instituto me dijo: "no serás una futura atleta profesional... pero afortunadamente eres buenísima en historia y literatura..."
Ser pésima en deportes no iba a implicar mucho a lo largo de mi vida, porque nunca pensé en ser deportista de élite ni nada por el estilo.
Es cierto que muchas veces son los propios profesores los que etiquetan a los niños y los juzgan sin conocerlos. Yo en el colegio era una niña que iba a mi aire la mayoría del tiempo, solo había una asignatura en la que era yo misma y esa profesora un día me confesó que cuando se reunían el resto de los profes no sabían muy bien que opinar de mi porque algunos tenían la idea de que yo no me enteraba de nada... simplemente porque estaba callada e intentaba pasar desapercibida.

Los niños aprenden a raíz de enfrentarse a situaciones cotidianas, através de aquello de ensayo-error, cuando son pequeños y se enfrentan a algo nuevo es normal que se equivoquen, no debemos darle mayor importancia, simplemente les indicamos como es la forma de hacer las cosas.
No tenemos que enfadarnos cuando se equivocan porque les estamos inculcando la idea de que deben ser perfectos, debemos actuar de forma amable para que aprenda diciéndole "para otra vez es mejor...."

Debemos dejar que nuestros hijos cometan sus propios errores y que asuman que un error es siempre una oportunidad de mejorar.
Es muy típico de madres aquello de "martirizar" a sus hijas adolescentes hablándoles de lo malo que ese novio o de las consecuencias de hacer tal o cual cosa porque a ellas mismas les pasó esto o lo otro. Y está claro que cuando tienes un adolescente en casa tenderá a hacer lo contrario de lo que le digas salvo que previamente hayas establecido unas bases de comunicación y confianza y hayas sabido darles cierto margen de libertad.

A través de los errores aprendemos, aunque muchas veces los padres pretendemos que los hijos no cometan nuestros mismos errores. Y sobretodo si el niño se equivoca no debemos reprenderlo con aquello de "ya te lo dije"

Creo que en esta sociedad consumista, en la que vamos con prisa siempre, en la que no nos paramos a escuchar y en la que cada uno va a lo suyo exigimos demasiado a los niños, desde bien pequeños les marcamos un exceso de responsabilidades, les metemos prisa para todo y parece como si quisiéramos que pasaran de bebés a adultos.
Nos olvidamos de que tienen que experimentar, que tienen que jugar y que tienen que ser niños.
La infancia es una de las etapas de la vida más importante en la que tenemos que dejar a nuestros hijos precisamente ser niños.














11 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Lo que más me duele es ver la facilidad que tenemos para etiquetarles y hacerles ver claramente la opinión la mayoría de las veces negativas que tenemos sobre ellos....

      Eliminar
  2. Como dices, tampoco es bueno que piensen que todo es un camino de rosas pero sí hay que aprender en la vida que, por lo menos, hay que intentarlo y no rendirse a la primera. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces Princesita me dice ante algo que no puede o no sabe y me empeño en que por lo menos lo intente, en cambio Repollete es de intentarlo todo incluso las cosas más inverosímiles... un besote

      Eliminar
    2. Siempre insisto mucho a mis peques en que lo intenten por lo menos, porque Princesita tiende a decir que no puede o no sabe y se rinde a la primera, en cambio su hermano es capaz de intentar meter un camello por una aguja...

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo, hasta en lo de la educación física, que hasta me escondía en el baño para no hacer el ridículo... en fin. ¡Educar es lo más difícil del mundo!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Educar es muy difícil... y siempre nos quedará la duda de como lo estamos haciendo, desgraciadamente nadie tiene la fórmula mágica... un besote

      Eliminar
  4. No puedo estar más de acuerdo contigo Misme. Te queria decir que te he dejado un premio en mi blog, espero te guste y que aún no lo tengas aunque sé que es complicado jajajajaja. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un besote guapa, claro que me gustan los premios jijiji

      Eliminar
  5. Por suerte y luego de buscar intensamente una solución a mi problema he logrado reconocerme, aceptarme y amarme tal cual soy. A partir de allí comencé a tomarme los problemas como “posibilidades” que me brindaba la vida para crecer, aprender y transmutar todo lo malo que me podía estar pasando en cosas buenas que alimentaran mi alma y espíritu...

    http://qbien.besaba.com/tu_autoestima/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ganole gracia spor tu comentario, afortunadamente tenemos que quedarnos con todo lo positivo, nos ayuda ser más felices...

      Eliminar