miércoles, 12 de diciembre de 2012

DESAPARECIDA EN COMBATE...

Llevo unos días totalmente desaparecida del mundo blogueril, apenas enciendo cinco minutos el ordenador miro dos o tres entradas que me llamen la atención las comento y ahí queda la cosa.
El motivo o razón es que en casa de Repollete y Princesita hemos sido visitados por nuestros "amigos" los virus y no damos abasto.

Todo empezó hace unos diez días... el sábado yo me levanté con un gran dolor de cabeza, que a lo largo del día derivó en congestión nasal y finalmente en un catarrazo de muerte que hizo que a la hora de la siesta le dijera a Papimelli que se olvidara por completo de que yo fuera a la piscina a matronatación.
Ahora nos tocaba elegir entre nuestros hijos en plan "¿a quien quiero más?" para que fuera a matronatación con su papi y el otro cachorrete se quedara con su moribunda madre.
Pero no hizo falta elegir, porque un rato antes de irse a la piscina Princesita vomitó todo lo habido y por haber en su estómago, he de decir que Repollete y Princesita nunca vomitan, lo han hecho en tan pocas ocasiones que puedo recordarlas todas... pero esta vez mi pequeña Princesita se puso malita.
Realmente la pista que tuve de que estaba malita fue que se tumbó en el sofá y apenas se movía, me miraba tristona en plan "oye mala madre da con un resultado para mi problema que estoy malisima", y así pasamos las dos la tarde del sábado, en el sofá quietecitas viendo a Dora Exploradora, Pocoyó, Mani Manitas y demás.

Al día siguiente Princesita estaba como una rosa asique pensé que igual comió demasiado y le acosté demasiado pronto y no hizo bien la digestión o la comida era demasiado pesada o algo parecido. En cambio yo al día siguiente estaba como si me hubiera pasado un trailer por encima.
Es difícil poder descansar y dedicarte a cuidarte a ti misma cuando tienes a dos niños correteando por la casa, y a un padre-novio-marido incordiando cada cinco segundos para preguntarte una duda, asique pasé el domingo arrastrándome como pude y mala malísima.

La semana pasada como hubo puente Repollete y Princesita solo fueron a la guardería lunes, martes y miércoles, el viernes tenían cole, pero Papimelli había pedido asuntos propios y nos íbamos a Ciudad de Donde Somos.
Durante Lunes, Martes y Miércoles me dediqué a dejar a Repollete y Princesita en el cole a las 9, me iba a casa y me metía en la cama hasta las 12.30 que volvía a recogerlos, les daba de comer y les echaba la siesta, también me echaba yo hasta que venía Papimelli de trabajar y se ocupaba de los peques. Todo esto con un fiebrón impresionante y dándome por pensar si las madres por el hecho de serlo no tenemos derecho a enfermar. Porque sí, una está mala malísima, pero si no se levanta a hacer la comida en casa no se come por ejemplo.... y eso hacerlo mientras te dan nauseas y arcadas es lo peor.

Además de mi catarrazo me dió una contractura en el cuello y creí morirme de dolor, porque con contractura o sin ella a los peques hay que cogerlos para por ejemplo cambiarles el pañal o meterlos en la cuna.

El puente marchamos a Ciudad de Donde Somos con la idea de yo poder recuperarme de lo mío mientras mi madre se apañaba con los peques... pero craso error porque descansar no descansé mucho (igual he de aprender a delegar, acomodarme y dejarme llevar)
El domingo regresamos a nuestra casa y por el camino Repollete empezó a ponerse de todos los colores imaginables hasta que finalmente vomitó... y claro eso no era buena señal, finalmente 38.9 de fiebre y el niño malo malísimo hasta el día de hoy....
El pobrecito me decía "mamá pupa boca" y yo no le entendía, luego pensé que le dolía la boca y finalmente entendí que tampoco se le puede hacer mucho caso a un niño de 23 meses. Pero sí, mi niño tenía razón y resulta que tiene la garganta chuchurría y ahora lo tengo con antibiótico.

Para llevar ayer a Repollete al médico tuve que dejar primero a Princesita en la guardería, porque no me atrevo a ir a la consulta del médico con ella sana corriendo por ahí y el pobre Repollete malo malísimo, a ella la dejé a comer en la guardería y luego la fué a buscar su padre y con Repollete me quedé yo para que así el estuviera más tranquilo durante la mañana en casa.
La verdad es que se pasó la mañana durmiendo... bueno y yo... el es su cuna y yo en la cama de al lado... toda la mañana durmiendo y curándonos de todos nuestros males.

Hoy los he dejado a los dos en casa, porque no puedo dejar con nadie a Repollete mientras yo llevo a Princesita al cole y como madre medio cuerda entiendo que no voy a llevarla a ella yendo con él que tiene fiebre... vamos un lío. En situaciones como estas pienso en lo bien que me vendría vivir cerca de mi familia.
Lo peor de todo es lo mal que me siento cuando Repollete malito, yo medio malita y Princesita con ganas de juerga y cachondeo.... no le sigo el ritmo... y el pobre Papimelli que regresa de trabajar y le estamos esperando los tres, le endoso a los niños y yo me hecho la siesta.
Por primera vez en dos años he sabido lo que es pasar noches malas sin dormir... si, esta semana no hemos dormido ni una noche entera porque Repollete se despierta medio poseído... llorando, y queriendo irse con su mamá o con su papá o con Mono (su peluche).

Asique con este panorama no me he podido asomar mucho por los blogs que sigo (cada día más, esto es un no parar) ni he podido escribir ninguna entrada.
Teniendo en cuenta las fechas a las que nos aproximamos había pensado negarme en redondo a escribir nada sobre la navidad... porque no me gusta... pero finalmente me ha invadido la gran tontería que nos invade a todos en estas fechas y si, escribiré algo sobre la navidad.
De momento os adelanto que los Reyes Magos van todos los años al trabajo de Papimelli y los niños que quieran pueden ir a llevarles su carta, hemos pensado que les vamos a llevar a ver que sucede.
He montado el árbol en casa y de momento ninguna bola está donde yo las había puesto, porque Princesita ha redecorado, Repollete hace más caso al "no se toca" y respeta un poco, pero ella es más "espíritu libre" o más bien "hago lo que quiero, luego te hecho sonrisita y se te pasa el cabreo".
En casa de mis padres también montamos el dichoso árbol, mi madre desde que es abuela es más "amiga" de las navidades... asique si, confieso: me voy a dejar llevar por las navidades.
En cuanto a los virus, bacterias y demás ya tengo asumido que yo me pillo de todo desde que soy madre, que mis hijos se traen de todo de la guardería y que la que lo sufre soy soy, bueno y el resto de padres que cada día a la puerta de la guardería conversamos sobre nuestros achaques y lo viejos que estamos desde que somos padres.
La verdad es que pensando en el próximo día de nochebuena y en lo poco que me apetece la cena en casa de familia política lo mejor sería ponerme mala, pero no.... aguantaré estoicamente aunque un año más me negaré a cenar hasta explotar.



FRASE DE HOY. La libertad de amar no es menos sagrada que la libertad de pensar. Lo que hoy se llama adulterio, antaño se llamó herejía.

19 comentarios:

  1. Jeje todo el mundo cae en las celebraciones navideñas después de que llegan los peques xD
    Muero con el chantaje visual de Princesita!
    A ver si se ponen buenos del todo, ¡criaturicas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si,a mi madre le ha hecho muchísima ilusión montar el árbol... y mi suegra está con la tontería de llevar a los nenes a cenar a casa, cuando la pura realidad es que mis hijos llegan a las 9 de la noche a duras penas y no tengo intención ninguna de hacerles trasnochar...
      ya estamos mejorando poco a poco...

      Eliminar
  2. Ay pobre! Terribles virus, nosotros llevamos un comienzo de curso horrible, creo que hemos tenido ya de todo lo que se puede tener, pero lo diré bajito, que la última vez que hablé tuvimos una conjuntivitis (aun no nos había tocado!)
    Yo también me pongo peor que ellos, y también me acuerdo de lo fácil que era antes ponerse enfermo, llegabas de trabajar y volvías a casa corriendo buscando la cama, ahora, tienes razón, el oficio de madre no sabe de dolencias, el trabajo duro comienza al volver a casa, si es que te esperan con una ilusión!
    Pero de veras, que año estamos pasando! Este finde ha sido el primero en que hemos estado los 4 sanos desde septiembre!
    En fin, espero que os recuperéis pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fijate que mi marido no se ha pillado nada de nada... nunca se pone enfermo... pero el día que le duele algo hace un melodrama en plan "me estoy muriendo"....
      Ya vamos recuperándonos, o almenos eso parece, cruzaremos los dedos.

      Eliminar
  3. Uf, a mi me da una pereza horrorosa la Navidad también, además mis mellizos son muy pequeños y aún no se enteran demasiado del tema. Tienes razón en que las madres no tenemos derecho a enfermar. Yo cuando estamos los tres malitos intento que nos metamos juntitos en la cama o hagamos una actividad tranquila, pero cuando soy la única que está malita el panorama es terrible. Hace poco tuve una gastrointeritis y creí que me daba algo, los días se me hacían interminables. Espero que Repollete y Princesita mejoren pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también estuve el año pasado unos días con gastroenteritis medio tirada en el sofá dejando a su libre albeldrío a los niños que estaban sanos como manzanas y que me miraban con incredulidad cuando me veían medio tirada por los sitios... es terrible....

      Eliminar
  4. Joe, vaya tela de semana hija mía! Yo tampoco quiero ir a cenar con mamis suegros, mi suegra cocina fatal y le echa a todo langostinos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff pues tu suegra debe ser de la pandi de la mía que le encanta esto del langostino y nos los pone hasta en el postre....

      Eliminar
  5. Al final, cuando llegan los niños, todos vais cayendo en la Navidad. Piensa en tus peques y en los mágicos recuerdos que tendrán cuando sean más mayores.
    Y espero que os vayáis recuperando pronto, qué lastimilla me ha dado leerte!
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya voy mejorando.... claro que la mejoría dura hasta que por la puerta de mi casa entre otro virus cosa que ocurrirá en cualquier momento...
      Un besote

      Eliminar
  6. Espero que ya estéis recuperados, yo no se que pasa que tampoco levanto cabeza con dolencias varias, que coñazo... Poneos buenos y disfrutar las navidades que nunca se sabe lo mismo te lo pasas bien con la familia política (yo voy con ese pensamiento).Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. YO te diré que pasa.... que cuando uno se convierte en madre al tiempo se convierte en un cartel luminoso que pone "atacazme" para que todos los virus de alrededor sepan que eres vulnerable....

      Eliminar
  7. Hola mamimellis, nosotros hemos estado todos unas semanitas, casi un mes, jodidos del todo (espero que se puede decir jodidos) costipado interminable, dolores de cabeza y el final con gastroenteritis, vamos un panorama. Hoy ha sido el primer día en el que me he encontrado bien y me he puesto a limpiar como una posesa toda la casa, ya que cuando venía de trabajar apenas me tenía en pie para hacer la casa, las comidas y los niños. No sabes lo que he suspirado por unas sabanas y muchas horas para disfrutarlas... quizas un día...
    Como dices cuando una es madre no puede tomarse el lujo de enfermar, la mamá no.
    Y la Navidad, que quieres que te diga, me da algo de depre y mucha pereza, sobre todo porque no llegamos ni a cuatro gatos. Desde que mi padre se hechó novia, que por cierto es una aprovechada que sólo quiere sacarle el dinero y me temo que luego lo dejará tirado, viene, come mirando todo el tiempo el reloj y luego sale cagando leches y nos deja tirados. El año pasado lo hizo y creo que este hará lo mismo. Teniendo en cuenta que casi ni nos vemos y el único día en todo el año en que comemos juntos es ese, ya podría dedicarle también la tarde a sus nietos, creo que no sería pedir mucho.
    Como ves, los hay que aún lo tenemos peor que tener que ir con los suegros... pon una sonrisa y endosale nietos una tarde a la suegri y disfrutala, que al menos no tienes que cocinar para que luego te dejan tirada en el café, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura la verdad es que en mi casa somos cuatro gatos.... en mi familia mi hermana y yo nos turnamos cada noche una con nuestros padres con lo cual en la cena somos cuatro, mis padres, mi marido y yo, vamos que es como cualquier otra cena del año...
      En casa de mis suegros solemos estar igual, mi marido, sus padres y como mucho mi cuñado, con la diferencia de que mi suegra quiere cebarme y no entiende que yo como poco, que además no hay conversación y que en media hora hemos terminado de cenar y volvemos casi a mi casa... asique imaginate el panorama...
      Lo de endosarle los nietos a mi suegra va a ser difícil porque ella los quiere para los buenos momentos, un ratito y cuando ella quiere... en fín menudo panorama.... jejeje...

      Eliminar
  8. Recuperate guapa..vaya rachita que llevais!!!! espero Que Repollete y tu estéis ya mejorcitos!!! un besote grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rut ya estamos mejor... aunque yo sigo indignadísima preguntándome por qué narices mi marido es inmune a todo tipo de virus.... jajaja.... un besote

      Eliminar
  9. Pobretes!! ¡¡Cómo se han cebado los virus con vosotros!!. Venga, guapa, poco a poco te irás recuperando, supongo que el no poder descansar bien por la noche hace que a ti te cueste más recuperarte. Repollete en dos días se recuperá y hasta te pegará un estirón.

    Muchos besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. vete preparándote guapita que en cuanto seas madre te vas a coger cosas que no sabías ni que existían jajaja.... un besazo.

      Eliminar
  10. Aunque ya lo tienes, te he dejado un premio en mi blog

    ResponderEliminar