jueves, 12 de junio de 2014

SI ME PUEDO IR DE CONCIERTO LO HAGO.... CON EL CARRITO

Esta mañana me he encontrado con esta noticia en el El Confidencial, es un artículo sobre el Festival Sonar de Barcelona donde se adaptaron zonas para niños y donde era normal ver niños, carritos y demás.
El artículose titula "Los nuevos padres: si me puedo ir de festi con el carrito lo hago".
Hace años lo habitual era que se tratara a los niños como niños, yo cuando era pequeña se me hablaba y trataba como a una niña, no se me dejaban ver cosas de adultos en la tele y generalmente no presenciaba conversaciones de adultos. Mis padres me han educado en un ambiente donde si se podía hablar de cualquier cosa y donde los horarios y costumbres se adaptaban a nosotras.
Generaciones de madres antes que nosotras dejaban sus trabajos para ocuparse de la prole, cosa que no digo que esté ni mal ni bien…. Es un tema que genera amplio debate y del que podríamos hablar largo y tendido ¿hay que renunciar a todo por un hijo? ¿Quién debe adaptarse el hijo a los padres o los padres al hijo?
Según el artículo los padres actuales tienden a cambiar esa mentalidad de cambiar totalmente la vida cuando nace un hijo y son de la creencia de que el hijo debe adaptarse a la rutina de los padres, y si esto implica irse de festival pues no pasa nada…. Tenemos al mercado que da solución a esto y te ofrece zonas infantiles en un festival y ves como los padres viven la vida loca con sus vástagos correteando por allí.
Algunos festivales incluso cambian el horario de sus conciertos para que sea por las mañanas y de ésta forma padres e hijos puedan compartir un rato de diversión musical, para quienes organizan este tipo de festivales adaptarse a esta tendencia es positivo porque ese tipo de público suele tener mejor poder adquisitivo que un veinteañero por ejemplo.
Lo más curioso es que esta tendencia a que sea el niño quien se adapte a la vida de sus padres es más habitual cuanto mayor es el nivel cultural, cierto es que nosotras mismas que cada vez estamos más preparadas para acceder a buenos puestos de trabajo al tiempo nos va costando más elegir entre maternidad y trabajo y terminamos por acceder a que extraños terminen cuidando de nuestros hijos.
La madre de un amigo nuestro que trabajó toda la vida como profesora lloraba el día de la boda de nuestro amigo porque decía que se le había ido la vida de sus hijos, que se habían echo mayores y que no los había disfrutado lo suficiente, pero que en ese momento cuando era joven valoraba más su independencia económica que el estar al 100% con sus hijos. Ahora le remordía la conciencia pensando que se había equivocado. Dichoso sentimiento de culpabilidad que nos invade a algunas y que nos hace sentirnos peores o mejores según lo que elijamos.
Yo ahora me pregunto si es positivo para un niño ir a un sitio de estos rodeado de adultos, muchos de ellos jóvenes fumando y bebiendo… según el psicólogo Neil Postman estamos haciendo que “desaparezca la infancia” y en eso si que estoy de acuerdo. Cada vez ves con mayor normalidad como los padres tratan a sus hijos como adultos en miniatura, como les dan la posibilidad de elección cuando no tienen edad, cuando les hacen vivir momentos y situaciones que no concuerdan con su edad.
Una cosa es que yo no cambie mi vida por ser madre y otra que tenga a mis hijos pequeños de bares hasta las tantas porque yo quiero “seguir haciendo mi vida”. Este psicólogo dice que ve mas perjudicial dejar al niño frente a la tablet a que se valla a un concierto de padres e hijos.
También indica que los padres cada vez tienden más a educar a sus hijos en la “igualdad” y que eso no es adecuado, el educador tiende a veces a tratar al niño como un compañero o un amigo, incluso vemos a padres que dicen que ellos son “amigos”.
No señores mis hijos no son mis amigos, debo educarlos de tal forma que sepan que me tienen ahí para cuando necesiten hablar o cuando tengan un problema, deben saber que estoy dispuesta a escucharles y a asesorarles lo mejor que pueda… pero no soy su amiga. A sus amigos los elegirán ellos para divertirse y yo tengo que educarlos.
Me da pena que mis hijos no puedan tener esa infancia de jugar en la calle… ahora la vida no es como antes, nosotras íbamos a la calle a jugar en la acera con todos los amigos de la calle y no pasaba nada de nada. Y ahora eso no es posible.
Si que intento que se mantengan alejados de la tele, sobretodo de programación que no es adecuada, intentamos salir y adaptamos nuestras salidas a ellos. Nunca los he tenido en la calle hasta tarde, ahora que van siendo más grandes y se acerca el verano quizá hagamos excepciones, pero para nosotros la rutina y el sueño son importantes.
¿Llevármelos a un festival? Pues no lo tengo claro…. Si que los llevaría a algo adaptado a familias, pero no a un sitio donde se escucharán canciones con letras quizá inapropiadas o donde van a ver y normalizar cosas como fumar, beber y demás.
Yo tampoco pretendo sobreprotegerlos, pero tampoco exponerlos de forma brusca a determinadas cosas, creo que ni todo es negro ni todo blanco hay matices.
Al igual que hay padres que arrastran a sus hijos a seguir con su vida normal antes de ser padres, hay otros que sobreprotegen en exceso queriendo meter a sus hijos en una urna de cristal para que absolutamente nada pueda pasarles.
Ayer en el parque Repollete y Princesita se pusieron a jugar con una niña, y en el rato que estuvieron con ella la madre solo hacía que prohibirle tirarse por aquí, saltar por allá, coger la tierra, mancharse, gritar, comerse un gusanito…. Vamos que le prohibía ser niña.
Y los niños deberían ser niños, y seguir manteniendo cierta inocencia y seguir creyendo en ratoncitos perez y reyes magos, y seguir creyendo en cuentos, porque para eso son niños…
Cada vez tengo más la sensación de que los niños dejan de ser niños mucho antes, que queremos tener hijos pero que al tiempo queremos que enseguida lo hagan todo solos, obedezcan, hagan mil y una actividades con horarios maratonianos, que no nos molesten…
Una amiga que fue madre hace unos meses me decía durante el embarazo que su marido estaba preocupado por si sus vidas cambiaban demasiado con la llegada de su bebé, y ella le decía que no tiene por qué cambiar nada. Meses después de ser madre me dice que su vida ha dado un giro y que todo ha cambiado… a lo que le tuve que decir que no se preocupara que poco a poco uno puede ir volviendo a sus hábitos anteriores adaptándolos a sus hijos.
Porque si bien es cierto los niños terminan adaptándose a todo…. Y seguro que esos niños en el festival subidos a hombros de sus padres lo pasaron estupendamente.

14 comentarios:

  1. Yo si me llevaría a PF a un festival, pero es que trabajar en festivales ha sido mi trabajo durante mucho tiempo, a lo mejor lo veo de forma diferente (el backstage es bastante más tranquilo que la zona de público). Con auriculares y al aire libre, eso sin duda, pero lo haría, y creo que con 2 o 3 años se lo pasaría estupendamente.

    Mi padre me llevaba al circuito del Jarama de pequeña y para mi es un recuerdo que me llena de orgullo, creo que esas cosas aunque no sean muy "de niños" son experiencias muy especiales.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Cada cual es libre de educar a sus hijos como le plazca, eso está claro pero a mi lo que me da un poco de miedo es lo que van a sufrir los oídos de esas pobres criaturas. Hay que tener en cuenta que los oídos de los niños captan frecuencias que nosotros no captamos. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. No sé como seré yo en un futuro, pero de siempre he pensado que no haré muchas cosas de las que veo. Por ejemplo, entrar en el cine con el peque de 1 mes, en su huevito y todo, porque quieres ir al cine a ver tal peli....¿ ese niño va a estar tranquilo? ¿Sus oidos están preparados para ese nivel de ruido?

    Vivo en una zona costera, y en verano veo a las dos de la mañana padres con sus carritos aparcados en los pseudos chiringuitos-discotecas a pie de playa. La música alta, locales llenos y en terrazas llena de humo,....y los críos pobres derrotados en los carritos durmiendo.

    No sé, será que no soy mucho de juergas ya, quizás esos padres son más jóvenes y tienen otra forma de pensar a lamía,... Hay que criar a los niños como mejor uno sabe, pero creo que siempre hay que pensar primero en el niño.

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hombre igual un día se lo pasaran genial porque llegan las fiestas del pueblo y cuando tienen 3 ,4 o años estés un ratito de mas en la calle y con el jaleo pues no pasa nada con bebes es otra historia a mi no me a importado adaptarme al peque un par de años o tres luego ya los puedes dejar con los abuelos o los tíos y primos y te vas de cena de festival y de lo que quieras. Si ahí tiempo para todo. yo hasta las vacaciones el primer verano mi peque 3 meses pues me quede aquí y no me importo porque todo vuelve saludos guapa

    ResponderEliminar
  5. Yo opino que los niños son niños y nos tenemos que adaptar a sus horarios... flexibilizando. Al menos yo tenía claro que cuando fuera madre era yo la que iba a cambiar mis hábitos y adaptarlos a ellos. Sigo saliendo de vez en cuando con mis amigos (muchas veces en mi casa y así pueden estar lospeques) y cuando no puede ser pues recurro a la super abuela que se queda con ellos, pero porque sabe que es algo puntual (a lo mejor es una vez al mes).

    ResponderEliminar
  6. Educan a los niños como amigos y se les suben a la chepa. Tener presente que la relación ha de ser padre-hijo no es incompatible con la confianza.

    ResponderEliminar
  7. Mis hijos son mis hijos, no mis amigos. Yo soy su madre y mi responsabilidad es que sean unos niños felices y que tengan una infancia lo mas normal posible, sin estridencias ni esnobismos por parte nuestra. La llegada de un hijo te cambia la vida y las preferencias. Hay cosas que no contemplo hacer con dos niños de tres años y medio porque no tocan. Respeto la crianza de cada familia pero nosotros hoy por hoy ni vamos a conciertos (a no ser que sean del Club Super3), ni hacemos senderismo ni muchas otras cosas que para ellos puede ser tedioso. Intentamos hacer actividades en familia que esten dirigidas a niños de su edad y el resto ya ira llegando a medida que se hagan mayores. Un besote.

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que puede haber tiempo para todo. Eso de dejar a un lado tus aficiones completamente cuando eres madre pues tampoco lo veo bien, quizas si para cuando son bebés, pero me parece importantisimos que los padres tengan también sus ratos de ocio, y dependiendo de la actividad llevar a los niños o no.

    Actividades en familia hay cientos aunque no creo que ir a un festival de musica sea la mas apropiada para los crios..

    Yo no puedo hablar mucho porque no soy madre, pero veo algunos padres amargados con su vida porque solo viven para sus hijos y han dejado su vida completamente de lado y me da mucha pena que no se sepa encontrar un termino medio. Pero cada cual verá.

    ResponderEliminar
  9. Hoy comentaré breve y sólo una cosita, porque si me enrollo con todo se puede hacer media noche. La padres son padres, no amigos. Se puede ser padre y ser cariñoso y enrollado, pero cuando hay que cuadrarse para su bien hay que hacerlo. El niño no te amará menos por eso. Es más las personas que he conocido que han querido ser amigos de sus hijos en lugar de padres a la larga y sobre todo en la adolescencia han tenido auténticos problemas con ellos. Así que porfa, que cada uno esté en su papel que los amigos los eligen nuestros hijos a lo largo de su vida, los padres los tienen desde el primer momento y son los que les han tocado, con su defectos y sus virtudes pero sobre todo con mucho espíritu de padres.

    ResponderEliminar
  10. No puedo estar más de acuerdo contigo Mis Mellis!

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  12. Yo estoy de acuerdo con Opiniones Incorrectas, una cosa es ser padre-hijo y otra la relación colegueo. Yo me llevo estupendamente con mis padres (aunque a veces tenga enganchadas, como todo el mundo) pero no pueden hacer el papel de amigos.

    Y en cuanto a lo de hacer planes juntos, ir a conciertos... vale que quizá tampoco es bueno el ambiente ruidoso y tal pero siempre se podrá encontrar alguna solucion, ¿No?

    besinos

    ResponderEliminar
  13. Estimada.
    Te escribo desde Chile.
    Soy Maritza Sore, estudiante de periodismo de la Universidad Católica de Chile.
    Actualmente estoy realizando un reportaje sobre ovodonación en mi país, pero la información es escasa.
    Quisiera saber si te puedo realizar una entrevista, ya sea telefónica o por skype, no te quitará mucho tiempo, para que me cuentes tu experiencia con la ovodonación.
    Te lo agradecería tanto!!
    Me interesa mucho tu historia luego de leer tu blog.
    Espero tu respuesta, por acá o a mi mail: mari.sore@gmail.com
    GRACIAS!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  14. Pienso igual que tú. Aún no soy madre (y no sé si lograré serlo) pero si lo fuera, quiero que mi hijo o hijos sean niños. Que vivan su infancia, que para eso la tienen. Está claro que los tiempos cambian, antes la mayoría nos criábamos con mamá, hoy por hoy, trabajamos las mujeres y los cría quien puede, por ejemplo, yo estoy criando a mis dos sobrinos. En fin... hay qu educarles pero sin pasarse, como bien dices, no se trata de meterlos en una urna de cristal, como hacen algunos.
    Y con lo de respecto a ser "amigos" desde luego idem, yo seré su madre, no su amiga, sus amigos ya los elegirán ellos. Y te habla una persona que con sus padres ha tenido una relación en la que ha hablado de todo con ellos, pero aún así, mi madre es mi madre, y mi amiga es mi amiga.
    Un besazo

    ResponderEliminar