domingo, 24 de noviembre de 2013

50 COSAS EN LAS QUE HE CAMBIADO DESDE QUE SOY MADRE

1. Ya no me subo en unos tacones... parece típico y tópico de todas las madres, los tengo guardaditos en su zapatero y los miro con deseo, pero no me atrevo...

2. Ya no trabajo, me gustaría pero las circunstancias económicas y el horario no acompañan y no me gustaría volver a salir a las 8 de la mañana de casa y volver a las 8 de la tarde y perderme la vida de mis hijos... pero aveces desearía...

3. Hace mil años que no leo un libro, bueno en realidad un libro que no sea de pediatría, embarazo, crianza, maternidad... mis lecturas últimamente son bastante monotemáticas y me he convertido en experta en temas sorprendentes.

4. Ya casi nunca esto sola, siempre los tengo alrededor, salvo cuando están en el cole, yo estaba acotumbrada a pasar días, semanas y meses sola en casa y me encantaba... ahora siempre tengo a alguno de los dos encima de mi.

5. En mi casa ya no hay silencio, casi nunca, ya no puedo disfrutar de esos momentos de silencio y paz donde una puede pararse a pensar en cualquier chorrada, siempre se oyen risas, llantos, pasitos por el pasillo, alboroto...

6. Ya no puedo ir por la calle cogida de la mano de Papimelli y cuando estamos solos (rara vez) y lo hacemos me siento super rara, ahora voy cogida casi siempre de mis pequeños intentando que no me derriben tirando de mi cada uno para un lado.

7. Ahora cuando voy de tiendas me gusta más cotillear la ropa de niño que la mía, de hecho ya ni recuerdo la última vez que fuí de tiendas para comprar algo para mi.

8. Desde que somos padres nuestros horarios han cambiado, cenamos a las 8 todos juntos para poder acostar a los peques a las 9.

9. Los domingos ya no son para remololonear en la cama abrazaditos, ahora consisten en: cuatro personas en una cama a las siete de la mañana intentando que los peques aguanten "un poquito más".

10. Ya no tengo esas tardes de sofá tirada viendo chorradas en la tele sin pensar en nada importante.

11. En la tele solo veo Dora Exploradora, Little Einstein y la casa de Micky Mouse.

12. Acostumbro a quedarme dormida en el sofá antes de las 11, y si un día no me duermo yo se dormirá Papimelli, sea como sea nos vamos a la cama siempre antes de las 11.

13. Ya no damos largos paseos por la ciudad solos agarrados de la mano tranquilamente viendo escaparates, ahora vamos cada uno por un lado corriendo detrás de un niño y hablandonos a voces para intentar seguir el hilo de una conversación.

14. Tenemos sexo ninja: un aquí te pillo y aquí te mato.

15. Nuestra vida social se ha visto dramáticamente reducida, ya no sabemos que es quedar con amigos a cenar y tomar algo, ni hacer nada con otros seres humanos adultos.

16. Me se todas las canciones del catajuegos y he logrado inventar un baile para cada una de ellas, y las que no me se me las invento.

17. He descubierto que tengo una gran imaginación, más de lo que pensaba y soy capaz de inventarme un cuento casi en cualquier momento y sobre casi cualquier cosa.

18. Voy siempre con algún pañuelo lleno de mocos en el bolsillo de alguno de mis dos hijos.

19. He empezado a coger cualquier virus que mis hijos cojan y por fin he conocido a mi médico de cabecera (no había ido nunca desde que vivo aquí hace 7 años exceptuando durante el embarazo y a partir de que mis hijos enfermaran gracias a la guardería)

20. He dejado mis minibolsitos donde apenas cabía nada y los he cambiado por bolsos grandes donde me quepan cosas indispensables para mi subsistencia como: toallitas, pañuelos, agua y todo tipo de "por si acasos existentes".

21. Ya no tengo tiempo para arreglarme tranquilamente antes de salir, siempre tengo a uno de los dos purulando a mi alrededor o a Papimelli diciéndome que me de prisa.

22. He dejado de poder hacer mis necesidades en solitario y con la puerta cerrada, ahora casi siempre tengo a dos personitas mirándome y haciendo observaciones totalmente subrealistas.

23. Ya no puedo desayunar tranquilamente sin tener a alguien que quiera trepar encima de mi, que me pregunte que estoy comiendo o que meta las manazas en mi tostada.

24. Me paso el día poniendo lavadoras porque a mis niños les encanta tirarse al suelo a hacer la croqueta o tirarse los macarrones encima, o agarrar una barra de labios y utilizarla con mayor o menor precisión....

25. Mi casa está decorada con todo tipo de juguetes por todos lados, y cada rincón de la casa está perfectamente estudiado para albergar algún cacharro.

26. Los temas de conversación con Papimelli han evolucionado y hablemos de lo que hablemos terminamos siempre hablando de lo mismo, y no, no es de sexo.

27. Nunca me había fijado en bebés o niños pequeños y ahora me quedo embobada mirando, cuando a mi nunca me gustaron los niños.

28. Cuando viajamos en coche escuchamos música infantil o directamente el cantajuegos, se acabaron los CD de nuestros grupos favoritos, de hecho ¿que tipo de música me gustaba? ya no lo recuerdo.

29. Haga lo que haga siempre termino con las manos pringosas de algo o con algún lamparón o con lo que sea.

30. Chillo mucho más que antes

31. Me preocupo por todo y tengo miedo de todo.

32. Soy cuentacuentos

33. Soy traductora e intérprete de mis hijos

34. Añoro cosas como "tener tiempo para"...

35. Si navego por la red es solo para buscar cosas sobre salud o educación infantil.

36. Me hace más ilusión la navidad y mirar catálogos de juguetes para elegir el cachivache ideal para mis hijos

37. Soy capaz de escuchar las conversaciones de dos niños al mismo tiempo y darles a cada uno la respuesta adecuada a su duda existencial.

38. Paso una gran parte del tiempo respondiendo a una única pregunta: ¿por qué....?

39. Me siento una incomprendida por los no-padres

40. Me siento observada con curiosidad por la gente sobretodo cuando ibamos en la sillita gemelar.

41. REpondo como cual personaje famosillo a las dudas existenciales de todo quisqui acerca de la crianza y personalidad de mis hijos.

42. He roto con todos los estereotipos que tenía acerca de "tener un hijo" y "tener una hija"

43. Antes de hacer un movimiento tengo que pensar en ¿que hago con los niños? y en ¿que hago con el padre de los niños?

44. Mi vida es mucho más rutinaria y apenas dejamos nada para la improvisación.

45. He tenido que aceptar que aveces es bueno pedir y aceptar ayuda.

46. Me río más y de cosas totalmente absurdas

47. Tengo menos pudor y menos vergüenza.

48. Me he dado cuenta de quienes están ahí (algunos ya lo sabía) y a otros los he redescubierto.

49. He descubierto cosas de Papimelli que nunca imaginaria, y soy más consciente de que tengo al lado un padrazo.

50. Me miro al espejo y la mayoría de las veces me cuesta reconocerma.

34 comentarios:

  1. Comparto muchas cosas otras no, por ejemplo sigo leyendo de todo, pero a costa de dormir menos y en mi casa es imposible acostarse antes de las doce y media. Aunque es cierto que por el trabajo de papabatallas le espero a cenar y son las once menos cuarto cuando empezamos.
    Una cosa que echaba de menos y ahora hasta que nazca el peque hemos vuelto a poder hacer es si papabatallas está de tarde ir los dos de la mano a dar un paseo mientras bebebatallas está en la guarde, es una gozada, se hace raro, pero mola. ja ja. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de no ir cogidos de la mano ha sido algo a lo que me ha costado mucho acostumbrarme, eso e ir a tomar solos a los lugares donde ibamos antes de ser papis. Un besote

      Eliminar
  2. Creo que coincidimos en todo o como minimo en casi todo. Nuestrs horarios son iguales. Tampoco trabajo ni me pongo tacones ni leo nada q no sea d crianza y bla bla bla... Un besazoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura que algún día recuperaremos nuestro yo anterior... y sin tacones se va la mar de cómoda.... un besote

      Eliminar
  3. Una duda: ¿te has tenido que cortar el pelo?

    Otra: ahora que estás sola, ¿cómo haces para lavártelo con los dos niños?

    Respóndeme, please, que es una hiper duda que tengo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SAbes Eva ese detalle del pelo se me olvidó ponerlo, el otro día mi cuñada me comentaba el hecho de que todas nos cortamos el pelo una vez que somos madres y me reí porque es cierto.
      Antes de tener a Repollete y Princesita llevaba melenón superbien cuidado, y me corté el pelo justo cuando me los llevé para casa de neonatos, me di cuenta de que con dos bebés no podría cuidarlo lo suficiente...

      Y para lavármelo con dos niños no tengo problema, cuando eran bebés esperaba a que Papimelli regresara a casa a las 4 para mis cosas y ahora aprovecho por la mañana que están en el cole.
      Los fines de semana los estoy pasando acompañada con mi madre asique tiempo tengo... jajaja

      Eliminar
    2. Pues yo no me he cortado el pelo chicas, he renunciado a casi todo por mis mellis pero por ahí no paso!! Me llega casi a la cintura y así seguirá :-) Yo me lo lavo con dos espectadores, y para que no se me metan en la ducha me dedico a cantar y hacer el moñas. Cuando eran bebés también lo hacía así porque mi ducha se ve desde nuestra cama, así que les montaba un parque de juegos en la cama, ponía barreras a los lados y cantaba y bailaba para que no llorasen. Soy capaz de lavarme el pelo en menos de 10 minutos incluyendo quitarme la ropa, champú, suavizante, desenredado, serum y secado rápido con toalla...

      Eliminar
    3. Es que es un dilema importantísimo para mí. Yo sin melena no soy persona.
      Además yo tengo una prima que desde que fue madre se metió una rapada y se empezó a poner unas batas de maruja que se echó 30 años encima y cada vez que me acuerdo de esa imagen me da pavor imaginarme así sniffff

      Eliminar
  4. Hay mami Mellis, como me he sentido poderosamente identificada en un gran tanto por ciento de las cosas. Diferencias, yo sigo trabajando, realmente nunca he dejado de trabajar y eso implica un montón de encajes de bolillós y circos de tres pistas con palillos y platos giratorios que llevar al mismo tiempo. En este aspecto voy improvisando en cada caso y ya veremos que hacemos con el siguiente. De momento hemos subsistido como buenamente hemos podido, más o menos.

    Segundo, tengo la suerte de que no pintan con barra de labios... tampoco es que tenga muchas. También tengo la suerte de que en el coche los papis escuchan la radio, lo que nosotros queremos, ufff... es el único sitio en el que ellos no mandan con el mando.
    Yo empecé a navegar en internet porque me apatecía y para mantener el contacto con el mundo. De hecho, empecé mirando blogs de decoración y de cocina, lo de la maternidad ha venido luego y en mis preferencias soy algo ecléptica. Leo más posts que no libros y que conste que me encanta leer libros, buaaaaa...
    Tampoco he tenido problemas de preguntas con los gemelos, porque se llevan diez años, jiji. Pero sí que he tenido que dar muchas explicaciones de comportamientos o cosas de Terremoto.
    Otro chollo que he tenido es que Terremoto tuvo muchas preguntas pero no tuvo etapa de porqués, ninguna. De momento Tsunami tampoco, será que están acostumbrados que al preguntar algo les damos una explicación normal y no cuentos de abuelas que ellos no ven claro.
    Finalmente, la última diferencia y esto te lo aconsejo o al menos te dejo la tentación. Hace años cuando iba a Barcelona a ver a mi pareja, tuve un incidente en el avión y se me rompió el bolso. Lo primero que tuve que hacer fue ir a compar algo. Al llegar mi pareja me dijo que uno de los días teníamos la posibilidad de ir a una excursión por la montaña con unos amigos y la idea me gustó, así que me compré una mochila pero de esas urbanas, no las típicas de excursión. La compra fue un acierto, porque al llegar a casa descubrí las ventajas y libertades que una adquiere al tener que ir detrás de un niño hiperactivo, con una buena mochila en la espalda con todos los trastos dentro, las dos manos libres y sin que tengas que estar continuamente sujetando y recolocando sobre el hombro el bolso, jejeje. Desde entonces no he vuelto a tener ningún otro bolso (a excepción del bolso de la BBC, veasé Bautizos, Bodas y Comuniones) y sí un montón de mochilas molonas con cierre de cremallera, of curse.
    Otro de mis cambios que no nombras es haber desaparecido de mis manos los anillos y no tener tiempo de pintarme las uñas y haber desaparecido también pendientes y colgantes, en eso los dos han sido unos pesados.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema mochila ya me lo recomendaron hace tiempo jajaja y no lo hice porque en realidad cada vez llevo menos cosas, soy un poco desastre y poco previsora.
      Para que te hagas una idea una vez llevé a Repollete con gastroenteritis a Urgencias y no llevé ni una muda, ni un pañal ni una toallita ni nada de anda.... yo soy así... me gusta el riesgo.

      Y tienes razón he olvidado añadir lo del joyerío.... yo creo que el tema me da para otras 50 cosas... solo tengo que ponerme
      Ya no llevo mis maxipendientes, aunque si anillos, las uñas si que me las pinto, pero me durarn un suspiro

      Eliminar
  5. Hmm.... tu crees que en un par de años escribiré una lista similar? Hay un par de cosas a las que me resisto, pero ya tengo claro que no puedo decir "de este agua no beberé" porque en ese caso caigo seguro... veremos... Desde luego, las madres tenéis paciencia infinita! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo era de tu opinión: me resisto a..... pero que va, he ido cayendo en todos los tópicos sobre las madres.
      Afortunadamente la mayoría de las cosas son momentáneas un besote

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Creo que prodría añadir otrs 50.... un besote

      Eliminar
  7. En unos meses mi vida será similiar. Creo que algunas cosillas de las que pones en tu lista ocurren repentinamente y otras van cambiando con el paso del tiempo. Ser mami supone muchos cambios pero estoy segura de que es precioso.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayoría de las cosas van cambiando y evolucionando... además hay otras que solo cambian si una quiere y otras evidentemente inevitables. Pero sarna con gusto no pica.
      Un besote

      Eliminar
  8. Si es que la maternidad te cambia la vida en todos los aspectos... Estoy segura de que podrías sacar muchas más cosas todavía. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, se me han ido ocurriendo muchas más cosas... como lo de no usar pendientes por ejemplo...

      Eliminar
  9. Es una lista preciosa, wapa. Eres una madre estupenda. Ojalá algún día pueda hacer yo también mi lista. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que en nada andas haciendo listas... cruzo los dedos por eso... un besote

      Eliminar
  10. Pues a mi me parece una lista muy chula! Aunque, yo ya me acuesto siempre antes de las once, qué ocurrirá cuando haya peques? jajaj
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando tengas peques te acostarás quizá antes de las diez jajaja... pero lo harás encantada de la vida, y te levantarás a las 8 a ver dibujos los domingos... un besote

      Eliminar
  11. A pesar del agotamiento que imagino que conlleva, suena genial ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena bien... y la mayoría de esas 50 cosas solo son pasajeras.. un besote

      Eliminar
  12. Lo del menos tiempo para la pareja y más para los pequeños me lo imaginaba, le debe pasar a todo el mundo.

    De hecho ahora al salir de clase salió el tema con nuestra tutora en clase (refiriéndose a que antes de ser mamá preparaba las clases súper bien y que ahora no tiene tiempo, y que tienes que estar con mil ojos encima de ellos) y la verdad es que te vuelven la vida patas arriba.

    Pero claro, imagino que todo lo bueno que te dan compensa lo demás. A pesar de que hay días en que no puedo con mi alma, me muero porque llegue un día en que al llegar a casa, alguien me reciba tirándome del pantalón porque me echaba de menos, o me tire a la alfombra para que juegue con él. No me imagino el día de mañana sin un enano que me traiga de cabeza, y espero que la situación mejore pronto para empezar a pensar en ello más en serio.

    Aaaaaaay. Esos locos bajitos!

    PD. Me ha hecho una gracia lo del punto 14 que casi me atraganto con el agua jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del tiempo cuando tienes hijos es relativo, tener tiempo tienes, todo depende de como lo gestiones y como te organices, lo que suele pasar es que priorizas, yo cuando tengo un ratín lo dedico a cosas muy concretas y necesarias aunque intento no olvidarme de esas otras cosas como dedicarnos un ratito en pareja... un besote.
      Lo del punto 14 es un hecho... sobretodo ahora que se enteran de todo...

      Eliminar
  13. Tienes un problema, haztelo mirar estas demasiado absorvida por tus hijos. Recomendacion: papimelli esta deseando que saques de nuevo el tacón y de vez en cuando te lo lleves a cenar sin los crios. Por eso ni los vas a querer menos y sobre todo seras mejor mamá aún!

    ResponderEliminar
  14. ¿solo tengo un problema? en realidad tengo muchos más jajaja.... decirte que para nada estoy absorvida por mis hijos, solo es que son dos y que yo aquí no tengo a nadie en quien delegar, al principio "usaba" la guardería para poder seguir haciendo cosas como por ejemplo hacer un master... ahora es más difícil la verdad, aún así intentamos siempre que vamos a nuestra ciudad de origen ponerme el tacón y salir a dar todo con Papimelli o con alguna amiga... por ejemplo este año nos fuimos de vacaciones solos y a su vuelta de Lejano País tenemos prevista una escapada.
    Sigo quedando con amigas y cuando voy a mi ciudad de origen dejo a mi marido con los niños en casa de mis suegros y yo me voy a "airearme" una de las cosas que más clara tuve cuando supe que esperaba dos hijos fué que iba a intentar tener tiempo para mi y para mi pareja y yo lejos de los niños, valoro que es una condición indispensable para no tirarse los trastos a la cabeza.
    Si yo tuviera a mis padres más cerca sería diferente, pero aquí estamos los dos solos y debemos organizarnos solos... aún así lo estamos haciendo divinamente porque intentamos que el otro tenga un espacio propio (yo me llevo a los niños al parque y él queda a ver el futbol o yo me echo la siesta y él se los lleva de compras) y además un espacio conjunto como pareja.
    Salir a tomar algo cuando no has pegado ojo la noche anterior cuesta, hay maquillajes buenísimos que tapan las ojeras y las risas con amigos ayundan a olvidarte de algunas cosas... eso sí el tema tacón.... uffff ya ni entiendo como podía subirme allí arriba.

    ResponderEliminar
  15. Hola. Yo tengo una hija de 4 años, y practicamente comparto contigo las 50 cosas que has puesto, y alguna mas como lo de los colgantes, anillos, etc., el pelo corto, el bolso tipo mochila, y las demas cosas que han dicho por aqui. Los tacones apenas los usaba antes asi que no los echo mucho de menos, y lo de ir de la mano de mi marido, si que puedo hacerlo, jeje, tengo una mano para cada uno.

    Me encanta tu blog, gracias a el he aclarado algunas dudas sobre la ovodonacion, y ya estoy en ello. Gracias, sigue asi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo, gracias por dejar tu comentario... la verdad es que muchas de esas 50 cosas son solo pasajeras y muchas veces dependen del talante que uno tenga. Para mi los tacones eran parte de mi misma debido a mi trabajo, ahora ya no los necesito y me parecen incómodos además que dado mi problema de huesos no debería abusar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  16. ¡Hola! En breve nos cambiará también la vida con los mellis, y la verdad es que a veces me da un poco de miedo, no tanto por los cambios sino por si sabré sobrellevarlos. Pienso mucho en el prepapá porque, por desgracia, en mi entorno no hay muy buenos resultados en las parejas con hijos, y no puedo evitar sentir cierto temor a caer en la rutina "mala".

    Sobre el trabajo, me despidieron al conocer la noticia del embarazo, coinciendiendo con una renovación, aunque me gustaría retomarlo, la verdad, también considerando el tema económico, claro.

    De momento, yo sigo manteniendo el optimismo y viviendo el presente, que creo que es la clave para ir saliendo poco a poco adelante.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cambios que solo son temporales y luego todo vuelve a la normalidad y otras cosas que solo cambian lo que tu consideres.
      Tener hijos conlleva mayor tensión y más cuando son mellizos, nosotros discutíamos cada noche por puro cansancio y al final lo importante es poner una sonrisa a la mañana siguiente y no tener en cuenta todo lo que es fruto del agotamiento.
      También es importante tener tiempo para uno mismo y para la pareja... y las demás cosas poco a poco.
      El primer año fué muy duro, luego la cosa fué cambiando a mejor. Un abrazo.

      Eliminar
  17. SEXO NINJA?????? jajajajajaajajajaja me encanta!

    Entiendo los cambios, cuando me hice la primera inseminación consideramos que si daba positivo y eran 2, yo tendría que dejar mi trabajo entre muchs otras cosas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema trabajar o no da para mucho... yo ahora mismo necesitaría ir a trabajar por desconectar, pero la verdad es que dadas mis circunstancias es complicado encontrar algo que me cuadre en cuanto a horarios... se dejan muchas cosas pero te aseguro que luego poco a poco puedes retomarlas... un besote

      Eliminar