jueves, 19 de marzo de 2015

EL DÍA DEL PADRE

Te enteraste que ibas a ser padre por teléfono, te enteraste de que iba a ser por partida doble también por teléfono y tu primera ecografía la viste por Skype. Tuvimos que esperar tres largos meses para darnos nuestro primer abrazo de futuros padres. NO pude celebrar contigo nuestro primer pipitest, ni la primera vez que escuché el latido de los dos…. Ni siquiera estuviste el día que nuestros hijos fueron “fabricados”…. Estabas a miles de kilómetros y sin embargo en todo momento te sentí bien cerca.
Te estrenaste como padre en un embarazo sin síntomas, sin problemas…. Un embarazo sencillo… y doy gracias porque sé que a la menor queja que yo hubiera tenido me hubieras llevado en volandas al hospital para que vieran que me pasaba… me cuidaste y mimaste durante el embarazo y viviste todos y cada uno de los momentos con intensidad e ilusión.
Recuerdo cuando me echabas la crema para las estrías en la tripa mientras veíamos una peli tumbados en el sofá… y esos largos paseos que me hacías dar por las tardes porque el médico dijo que era bueno caminar….
Me acuerdo de los nervios del día de la cesárea…. De tu cara de circunstancias cuando me metieron en el quirófano y hubiera dado lo que fuera por ver tu cara la primera vez que viste a los niños…. Y el montón de fotos que les hiciste en la incubadora… aunque luego las vieras en el móvil y te costara diferenciarlos.
Recuerdo las idas y venidas al hospital mientras estuvieron ingresados. Yo agotada y tu como siempre firme como una roca sin demostrar ni cansancio ni nada…. Nuestra primera noche con Princesita cuando me preguntabas si tenías que poner una alarma cada tres horas para darle de comer y cuando no sabías muy bien como agarrarla. Nuestra primera noche con Repollete cuando le oíamos respirar y hacía un ruido rarísimo al cual terminamos acostumbrándonos y echamos de menos cuando los mandamos a su cuarto.
Recuerdo las noches de madrugada levantándonos yo dando teta a uno y tu biberón al otro y luego cambio de niño mientras moríamos del sueño…. También las discusiones nocturnas sobre cualquier tontería (más bien por cansancio) que desaparecían a la mañana siguiente.
Te levantaste más noches que yo… y a día de hoy sigues siendo tú el que acude raudo y veloz cuando uno de nuestros peques pide agua, eres tú el que los bajas al parque para que yo estudie o me depile o me toque las narices si hace falta.
Eres tú quien los entretiene en casa jugando a cualquier chorrada para que yo me eche una siesta, y eres quien los duchas cada noche y les pones el pijama mientras yo hago la cena.
Tú eres quien haces las mejores cosquillas del mundo, quien mejor se esconde y quien más hace reír a nuestros niños del mundo.
Ahora has estado ocho meses solo con ellos mientras yo trabajaba fuera… tu has llevado la casa, tu trabajo y los niños como has podido o como mejor has sabido… y soy consciente de que eso no lo hace cualquier padre.
Aprovecho el día del padre para decirte que sin duda eres el mejor padre del mundo.

7 comentarios:

  1. Nena, no hagas tanta publicidad del mister que como te despistes se monta una manifestación de madres pidiendo misters iguales que el tuyo.

    Felicidades papimellis. Tienes una princesita aventurera, tienes un repollete maravilloso, pero sobre todo, tienes a tu lado una mamimellis que vale un sol y parte del firmamento.
    Muuuuuacssss a todos.

    ResponderEliminar
  2. Pues eso digo yo¡¡¡¡¡ Yo quiero un papimelli igual que el tuyo para padre de mis hijos jajajajaja. Has tenido mucha suerte reina. Un besazo y disfrutad.

    ResponderEliminar
  3. Menudo padrazo es Papimelli. Disfrutad del día!!!! Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Jolin...me he emocionado mucho. Hip hip hurra!!! por Papimelli. Sin duda alguna, un padrazo y compañero de vida de bandera. Enhorabuena y feliz día familia!!!

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Que bonito! Feliz día del padre también!

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón, eso no lo hacen todos. Tienes mucha suerte, y él también:)

    ResponderEliminar